Mara Lezama Espinosa, alcaldesa de Cancún, Quintana Roo, y su familia ocuparon desde junio pasado una residencia ubicada en el número 178 de la calle Puerto Escondido del exclusivo fraccionamiento Puerto Cancún, en medio de denuncias por presunto enriquecimiento ilícito.

La residencia se adquirió a través de una “permuta” inmobiliaria en la que se dispuso de un predio público y que involucra a su gobierno, notarios públicos y empresarios.

Protocolizada el pasado 9 de junio ante la Notaría Pública Número 30, cuyo titular es Luis Miguel Cámara Patrón, la permuta consistió en la venta del predio que durante más de 20 años albergó las instalaciones del Club Casa Blanca —al que en tiempo récord le fusionaron más de 15 mil metros cuadrados de un terreno de la reserva ecológica de Cancún—, a cambio de dos departamentos de lujo en la zona hotelera y dos residencias en el fraccionamiento Puerto Cancún.

A una de ellos se mudó la familia Terrazas Lezama durante la contingencia sanitaria, así como dos transferencias bancarias por la cantidad de 28 millones 972 mil 238 pesos.

En esta operación inmobiliaria, pactada en 171 millones 395 mil 678 pesos, figura como vendedor del Club Casa Blanca la empresa Tarjetel del Sureste S. A. de C.V., cuyos principales accionistas son Carlos Alejandro Moreno Gálvez y su hijo Carlos Alejandro Moreno Sanén (amigo y empresario relacionado de la alcaldesa) como comprador firma Buró Inmobiliario América S.A. de C.V., de Grupo Delta y Grupo Fibra Monterrey, propiedad de los regiomontanos David Garza Lagüera y Federico Garza Santos.

El paquete de cuatro inmuebles recibidos en la permuta por Tarjetel del Sureste incluye: un departamento de 361 metros cuadrados en el Condominio Emerald Residential Tower & SPA (cuatro habitaciones, cinco baños, sala de televisión, estudio, piscina y jacuzzi en terraza) por la cantidad de 58 millones de pesos.

Además, un condominio registrado como “Unidad de Propiedad Exclusiva 04 del ‘Marina Condos & Canal Homes’, ubicado en la manzana 27, Lote 1-02 en la Unidad Condominal 27-1 de la Av. Bonampak (dos niveles y sótano, con despacho, patio, terraza, tres recámaras, tres baños, sala de televisión y terraza en segundo nivel) por 17 millones 650 mil pesos.

Y las residencias gemelas marcadas con los números exteriores 178 y 179 de la calle Puerto Escondido en el fraccionamiento Puerto Cancún, quedaron registradas como unidades condominales 69-2-178 y 69-2-179 y oficialmente fueron vendidas como lotes.

Aunque las construyó el mismo arquitecto, con iguales medidas, una al lado de la otra, en el contrato de permuta el valor registrado para la residencia 178 fue 25 millones de pesos, mientras que la 179 se vendió por 44 millones de pesos.

Estas lujosas residencias tienen dos plantas, sótano, cinco habitaciones espaciosas, cada una con su baño, estancia, cocina, sala y comedor confortables, estacionamiento subterráneo, dos terrazas, jacuzzi, piscina, áreas verdes y embarcadero propio para yates con salida directa al Mar Caribe.

La residencia de la familia de la alcaldesa Mara Lezama además cuenta con paneles solares instalados poco antes de habitarla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.