En las comunidades de Arocutín, Cucuchucho, Tzintzuntzan, así como Santa Fe de la Laguna los habitantes esperaron la visita de los difuntos de una manera muy íntima pues así como otras comunidades de la región restringieron la entrada o incluso algunos más de plano permanecieron cerrados, esto debido a la pandemia por Covid-19.

Esta vez el turismo nacional y extranjero no invadió sus tradiciones, no hubo quienes interrumpieran las charlas con quienes han partido de este mundo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.