Luego de que Michoacán retrocediera a color naranja en el semáforo epidemiológico, por el alto riesgo de contagio de COVID-19, el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, no descartó la idea un nuevo confinamiento obligatorio si los casos continúan aumentando.

El mandatario estatal detalló que la tendencia de contagios del virus SARS-Cov-2 en Michoacán se ha mantenido estable en los últimos días, no obstante, reconoció que en caso de que exista un repunte significativo, se tomarán medidas más estrictas para salvaguardar la salud de la población.

“No descartamos nada, las medidas están en función de las estadísticas, hasta ayer tenemos que estabilizó el número de contagios, también el número de decesos, no quiere decir que disminuyan, pero si eso se volviera a disparar tendremos que tomar otras medidas en defensa de la salud y la vida”, afirmó.

Por el momento, Aureoles Conejo aseveró que no habrá retroceso en la apertura de las unidades comerciales en el estado, sin embargo, tampoco habrá avance en los aforos, enfatizó que se mantendrán al 50 por ciento de su capacidad, con estricto apego a las medidas sanitarias.

Además, informó que ya se trabaja en una nueva propuesta a presentar al Comité de Seguridad en Salud para fortalecer las medidas sanitarias en el estado, ya que dijo, la ciudadanía ha comenzado a ser omisa en la prevención de contagios.

Al corte de esta redacción, Michoacán acumula 24 mil 339 casos confirmados de coronavirus, de los cuales cinco mil 302 casos; asimismo, ya suman mil 76 michoacanos muertos por el virus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.