La oposición esta moralmente derrotada, y se encarriló a perder más territorios en 2021 con un blandengue sistema del tripartidismo.

Jamás se imaginaron que, en algún momento de la época contemporánea, un luchador social— que con entereza y capacidad de convocatoria— arribaría a Palacio Nacional. Esa irritación y malestar que produce una nueva forma de elaborar política para el desarrollo del país, hoy tiene locos e inquietos a varios empresarios, comunicadores, pero sobretodo, a una oposición desplazada que apostó por la manifestación simplista que ofreció durante décadas a través de un modelos neoliberal que sumió al territorio en la pobreza y la desigualdad social.

Frente a ello, la oposición adoptó un rol fingido y disfrazado que en teoría es responsable ante el “autoritarismo” de López Obrador, según su narrativa— que es más un acto de desesperación de aquellos grupos de dominio— que gobernaron pero que, francamente, fracasaron en el momento que deterioraron, saquearon, y se les puso fin a todos los privilegios de una clase potentada que se acostumbró a las mieles del poder. Ahora, su postura es esa: crear una imagen que haga contrapeso al mismo mandatario que, en términos de legitimidad, es apoyado por la inmensa mayoría de la población del país— que alcanzó según datos duros más del 70% de aceptación.

Gilberto Lozano, es ahora la voz más visible del FRENA: una expresión que nació de la animadversión que sienten muchos por López Obrador. Esos reclamos son la lingüística del sistema de partidos que han perdido simpatizantes y seguidores ante el decepcionante papel asumido en beneficio del país; la profunda crisis y la grieta de credibilidad empezó a desesperar a la oposición.

Sus ocurrencias, difamaciones, fabricaciones, Fake News, y todo tipo de acciones no se extienden debido al poco ánimo que producen. El mismo Federico Arreola en una entrevista con el periodista, Julio Hernández comentó que, Gilberto Lozano, está siendo manipulado por una clase empresarial y que literalmente estaba enloqueciendo. Quizá, esta última parte, me llamó poderosamente la atención— porque a lo largo de este proceso los resultados del FRENA que por cierto muchos especialistas esperan de ellos muchísima respuesta, fracasaron.

Si, aunque en una marcha donde asistieron no más de 18 000 mil “simpatizantes “convocadas por esa corriente ultraderechista— mostraron en teoría capacidad, durante este proceso se fueron desfondando. También, hay varios testimonios documentados de personas que testifican recibir un recurso por asistir y pernoctar en la plancha del Zócalo capitalino; asimismo, algunos acudieron convocados por sus jefes directos en algunas empresas con la consigna de mejorar su relación laboral.

Ese entusiasmo simulado, se ha caído. Así como volaron en algún momento las casas de campaña solitarias, se está esfumando la idea de crear un bloque real que amase grandes cantidades de personas; no tienen concurrencia, y peor aún, pretenden cercar el Zócalo con mallas eléctricas como si se tratara de un campo de concentración militar. Francamente de risa. Su postura en la crónica de su movimiento se autonombra un frente alejado del sistema de partidos políticos, pero en la práctica, me parece que estamos en presencia de un órgano movido para la oposición, y financiado por un grupo de empresarios.

Hay algo de señales que indican que es así. Incluso, en esa intención golpista, han querido penetrar en los recintos legislativos con el deseo de tener injerencia directa en la misma postura que adoptó el tripartidismo político. Sin embargo, más allá de generar un eco profundo, incluso, han agredido a personas; de hecho, un periodista del Universal lo padeció.

FRENA: una estrategia fallida de la oposición. Quieren una piedra en el zapato para López Obrador; es evidente que no lo lograran; están lejísimos, las clases conservadoras y la derecha han fracasado en el intento— porque Andrés Manuel es arropado por el pueblo; su legitimidad es impresionante; el conservadurismo se ha empecinado en debilitar su gobernabilidad para permear en las elecciones del 2021 donde Morena conquistara la mayoría de entidades.

Notas finales

Hay datos duros y contundentes que muestran un poderío de Morena en 2021. La única incógnita seria Querétaro, donde Regeneración Nacional aprieta el paso; ahí, la única ventaja en todo el país es del PAN. Los demás, serán territorios de la 4T; esto ocurre también en Michoacán: ultimo bastión del perredismo que pasará a manos del proyecto de nación que encabeza López Obrador; ahí, se prepara el Senador Cristóbal Arias Solís quien muy pronto solicitará licencia—ya que más de 30 investigaciones han anticipado que será el gobernador constitucional del Solio de Ocampo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.