Diputados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), encabezados por Arturo Escobar, presentaron una iniciativa de reformas a la Ley General para el Control del Tabaco con el fin de prohibir el consumo, comercialización, venta o distribución gratuita de tabaco en las playas, zona federal marítimo-terrestre y áreas naturales protegidas del país.

La propuesta prevé declarar dichas áreas como “espacio 100 por ciento libre de humo de tabaco” y en las que, por razones de orden público e interés social y ambiental, quedaría prohibido fumar, consumir o tener encendido cualquier producto de tabaco.

De acuerdo con la exposición de motivos de la iniciativa inscrita en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados y turnada a comisiones, hoy existe la imperiosa necesidad de poner un alto a la incontenible contaminación por colillas de cigarros en playas, zona federal marítimo-terrestre y áreas naturales protegidas, por considerarse una emergencia ambiental.

“Consideramos oportuno que se prohíba fumar en estas áreas, resultando necesario una serie de reformas para incluir las superficies de alto valor ambiental dentro del concepto de espacio 100 por ciento libre de humo, así como la prohibición expresa de comercializar, vender, donar, suministrar, distribuir gratuitamente o exhibir cualquier producto del tabaco”.

Los legisladores firmantes sostuvieron que la reforma a Ley General para el Control del Tabaco permitiría detener la contaminación ambiental provocada por las colillas de cigarros.

“Permitir que se continúe fumando en playas, zona federal marítimo-terrestre y áreas naturales protegidas implica consecuencias sociales y de salud negativas; contar con un medio ambiente sano es un derecho humano universal, pero también una responsabilidad que cada persona y gobierno deben asumir para evitar la pérdida de nuestros recursos naturales y los beneficios que nos aportan”, puntualizaron.

Subrayaron que, según la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, las colillas de cigarro son uno de los desechos sólidos más comunes en el mundo y altamente peligrosos para nosotros y el ambiente.

“Al arrojar las colillas al suelo no solo estamos generando basura, sino que también provocamos una serie de efectos devastadores para la naturaleza; por ejemplo, cuando llueve, las colillas entran en contacto con el agua y liberan al medio las sustancias que las conforman, contaminando no sólo el agua sino también los suelos que se transforman en superficies impermeables e infértiles, con el riesgo adicional de que los animales sean envenenados”, advirtieron.

El proyecto de ley sostiene que la composición tóxica de las colillas representa un riesgo para las especies y sus hábitats e insiste en que una colilla mal apagada en el campo puede provocar un incendio y, en consecuencia, un grave impacto ecológico y ambiental.

“Ante la evidencia de los daños que provocan las colillas de cigarro abandonadas en playas y áreas naturales protegidas, diversos países han emprendido un enérgico combate para su solución, apostando por la prohibición de fumar en dichas áreas como la vía inequívoca para poner un alto permanente a la contaminación de nuestro planeta”, argumentaron los diputados proponentes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.