Los resultados preliminares que han pronosticado un triunfo arrollador de Cristóbal Arias Solís rumbo a la gubernatura en las encuestas, puso nerviosos a propios y extraños.

El senador se ha convertido en el político más importante del Estado, pero también, el más atacado por sus principales detractores; en esas estrategias de hostilidad, se ha mostrado, incluso, el lado mezquino e irracional que puede tener un grupo de personas.

Eso hoy en día, es la evidencia palpable que, en morena, existe un solo rostro que acaparó las miradas y concentró el éxodo en un inmenso poder de convocatoria.

Pero ¿cómo llegó el esquema de engaños y manipulación?

A lo largo de este proceso se manufacturó una campaña de difamación y fabricación de información; asimismo, se creó una red de mentiras y publicidades apócrifa a través de la difusión masiva de páginas Web.

Esto tiene dos propósitos acríticos: descarrilar al Senador Cristóbal Arias Solís en la preferencia altísima que acumuló durante esta fase previa; lo mismo, manchar la intachable imagen de él y su familia de forma negativa.

Ni la una ni la otra han permeado. En virtud de que se trata a todas luces de una ofensiva agresiva y sucia, la misma población ha mostrado su indiferencia, incluso, mostraron su propio descontento por aquellos que mienten.

Y a pesar de todo, hay comunicadores y medios digitales “patito” que han subministrado información tergiversada y manipulada; por respeto a esta noble profesión del periodismo, no señalaremos nombres, sin embargo, la realidad, es que, ni eso, ha podido ni mover la más mínima intención del voto.

Tan solo hace un par de semanas se publicó la encuesta del diario de circulación nacional El Financiero. Ahí, Cristóbal Arias en la contienda interna sostiene 40 puntos de ventaja entre la militancia morenista, un margen verdaderamente inalcanzable a estas alturas del partido. En esa propia cancha, Massive Caller ratificó que, ni la misma guerra sucia, pudo penetrar en los niveles altísimos de aceptación.

Es más, Arias Solís creció de 23% a 24% técnicamente; por ello, por más que intenten tumbarlo luce complicadísimo, no solo porque estamos en un corto tiempo, sino, cada ocasión que lo agreden aumentó su porcentaje.

Esto quiere decir que ni la guerra sucia ni la difamación han logrado desestabilizar el paso dominante rumbo a la candidatura; y en ese razonamiento, nada impedirá que gane la gubernatura una vez que cuanta con el respaldo de la inmensa mayoría michoacana.
Fracasó la guerra sucia; y seguirá derrotada porque la misma población ha llegado al límite por las mentiras, la difamación y los ataques sin fundamento.

Ahí, ganará la razón, y las muestras de apoyo que recibió, sostiene y seguirá recibiendo el Senador Cristóbal Arias Solís.

1 COMENTARIO

  1. Hay que decirle al Dip. Mario Delgado, pues este asevero en Guanajuato que: cualquier aspirante a gobernador con algun antecedente de violencia intrafamiliar o a mujeres, de ninguna forma sera candidato de Morena a gubernaturas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.