De forma unánime las y los diputados federales aprobaron durante la sesión de este 2 de septiembre de 2020 eliminar el fuero presidencial.

Esto significa la reforma de los artículos 108 y 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es decir, el Presidente en turno puede ser considerado, para efectos de responsabilidad penal, como cualquier ciudadano que no tiene inmunidad ni protección alguna y que, ante una sentencia firme, pueda ser sujeto a juicio político por los senadores.

Este cambio avalado por los legisladores federales se turnó al Senado de la República, pero esta es la cuarta ocasión que se aprueba y se envía a esa instancia para su revisión.

Van tres ocasiones en las que el Senado le regresa esta propuesta a los diputados, añadiendo que ellos también estén sujetos al mismo proceso de eliminación del fuero, pero lo han rechazado el mismo número de veces.

Este dictamen de la Comisión de Puntos Constitucionales atiende la iniciativa del Presidente Andrés Manuel López Obrador quien el pasado diciembre de 2018 refirió que “durante el tiempo de su encargo, el Presidente podrá ser imputado por traición a la patria, hechos de corrupción, delitos electorales y todos aquellos delitos por los que podría ser enjuiciado cualquier ciudadano”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.