Por la salud y bienestar de las niñas, niños y adolescentes, el diputado Octavio Ocampo Córdova presentó una reforma a la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado, por la que se prohíbe en Michoacán la venta, regalo, distribución o promoción de comida chatarra a menores y en la que también se establece la responsabilidad de su compra recaerá en los adultos.

En sesión virtual el vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRD en la LXXIV Legislatura en el Congreso del Estado señaló que, de acuerdo a cifras del Colegio Michoacano de Nutrición, tres de cada diez niños, que acuden a las escuelas primarias y secundarias en la entidad, consumen dichos alimentos que afectan a su salud.

Aunado a ello, refirió que, en Michoacán el 31 por ciento de las y los niños sufren sobrepeso, mientras que el 22 por ciento padecen ya de obesidad y un seis por ciento ha sido diagnosticado con diabetes, “es decir, si en la entidad hay más de 920 mil niños con edades entre los 5 y los 14 años, de este universo, y de acuerdo con las cifras de la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), unos 55 mil 200 menores son vulnerables a padecer diabetes infantil”.

Octavio Ocampo hizo mención que como país ocupamos el segundo lugar mundial en obesidad infantil, tan sólo después de Estados Unidos y en el caso de Michoacán, siete de cada 10 habitantes, tienen sobrepeso u obesidad, lo que coloca a la entidad en la quinta posición nacional con este problema.

Con la reforma propuesta por el diputado por el Distrito de Huetamo plantea que, niñas, niños y adolescentes tienen derecho a disfrutar de una alimentación sana y que las autoridades estatales y municipales, en el ámbito de sus respectivas competencias, se coordinen a fin de prohibir la distribución, venta, regalo y suministro a menores de edad, de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico en el Estado.

Además, se establece que se prohíbe la distribución, venta, regalo y suministro de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico en instituciones educativas públicas y privadas de educación básica y media superior.

Así también con la reforma propuesta se plantea prohibir la venta, distribución o exhibición de cualquiera de esos productos, a través de distribuidores automáticos o máquinas expendedoras en instituciones educativas públicas y privadas, de educación básica y media superior.

De aprobarse la misma, la aplicación y vigilancia del cumplimiento de dicha disposición estará a cargo de la Secretaría de Salud del Estado, quien deberá coordinarse con las autoridades e instancias correspondientes. Cabe señalar que quedan exentas de estas provisiones: madres, padres o tutores legales quedando bajo su responsabilidad el consumo de estos productos por los menores de edad.

Octavio Ocampo expuso que, si bien Michoacán es pionero en esta materia, cuando se expidió la Ley para la Prevención, Atención y Tratamiento Integral del Sobrepeso, Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria para el Estado, no se prohibió expresamente la venta de comida chatarra a menores, ya que solo se buscó inhibir la venta de alimentos con bajo nivel nutricional por vendedores ambulantes en un perímetro de veinte metros a la redonda de las instituciones educativas de nivel básico y medio superior, en sus demarcaciones territoriales y regular su venta en la vía pública de conformidad a lo establecido en la Ley de Salud, la cual no ha sido suficiente.

Resaltó la importancia de la prevención del cuidado a las recomendaciones generales y por todos conocidos como la sana alimentación y el ejercicio, con énfasis en la publicidad del entorno de educación y el ambiente escolar, el transporte y el entorno alimentario.

Actualmente la niñez hace menos deporte y en su tiempo libre ha aumentado el tiempo que dedican a ver televisión y jugar en la computadora así como otras actividades sedentarias que se han acentuado con el aislamiento por el Covid-19, esto aunado a que a veces se omite una de las tres comidas principales: desayuno, comida y cena, la gran ingesta de azúcares y grasas saturadas, así como el poco consumo de frutas y verduras, todo ello pone a la niñez en riesgo de desarrollar obesidad y en consecuencia presentar enfermedades que antes eran exclusivas de adultos.

Finalmente, dijo que su iniciativa se suma a un movimiento que pretende desde los congresos locales impulsar una reforma nacional para que se proteja la salud de los niños mexicanos y una vez que se apruebe en Michoacán, la niñez del estado contará con un marco legal que respeta más sus derechos y uno de sus derechos es tener acceso a una vida sana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.