El escándalo de Emilio Lozoya se empezó a cimbrar con nombres

Los hechos recientes demostraron un esquema de corrupción

0
342

Videos, pruebas y declaraciones están circulando en la Fiscalía General de la República luego de que de Emilio Lozoya arribó a la capital del país dispuesto a destapar uno de los casos de corruptela más grandes de la historia.

Según algunos comunicadores que han tenido acceso a fuentes en el interior de las pesquisas, ya han esbozado varios nombres que pudieron convertirse en socios, inclusive, en operadores de una red para aprobar sin contratiempos el fracaso de las reformas estructurales de EPN. De hecho, por si fuera poco, ayer se filtró una cinta en la que el mismo exsecretario técnico del Senado del PAN, Rafael Caraveo, recibió fajos de billetes; asimismo, el Guillermo Badillo, actual secretario particular del gobernador de Querétaro que ya fue separado del cargo.

Los hechos recientes demostraron un esquema de corrupción y clientelismo que arrojó grandes desproporciones al aumento de la gasolina; asimismo, la privatización y entrega a mansalva de licitaciones para beneficio de empresas paraestatales. En el plano social, padecimos la ineficiencia implantada de un grupo de legisladores que actuó irresponsablemente. Pero, quizá lo más ominoso, fue el camino entre el clientelismo y el pago de favores como el elemento común en el que coincidimos la mayoría de los mexicanos tuvo su arraigo;  esa época dorada sostuvo su efervescencia en los gobiernos neoliberales de la derecha.

Pero más allá de la exacerbación, lo inquietante fueron las formas en cómo se consiguió capitalizar la voluntad desde el poder legislativo. Ayer en su artículo Serpientes y Escaleras el periodista Salvador García Soto comentó que ya hay nombres que se han venido repitiendo constantemente. Ahí, surgieron rostros como Roberto Gil, Ernesto Cordero y Salvador Vega Casillas. En esas mismas aportaciones y crónicas de investigación periodística, el portal nacional de Milenio en la columna Trascendió, aseguró que el actual presidente municipal de Morelia, Raúl Morón, fue unos de los operadores i pioneros de la reforma energética; asimismo, argumentó que existe la suspicacia de que el edil solicite a corto plazo permiso para enfrentar las investigaciones de la Fiscalía General de la Republica, con la premisa que arrojó el testimonio de Emilio Lozoya.

Si esto se confirma, los nombres se multiplicarían en el citado dictamen que ha atraído la atención de todos hasta hoy. Aunque, esto apenas comenzó, hay fuentes que aseguran que, por lo menos, existen 12 videos que Emilio Lozoya habría entregado a las autoridades federales; mientras la indagatorias continuas, el golpe que recibió el Partido Acción Nacional, viene a fundamentar la ola de acusaciones de sexenios anteriores en el que se ratificó la expresión más indignante de la política. No obstante, lo hemos repetido, frenará y desinflará a una oposición que día con día tiene menos injerencia en los temas de interés público; lo mismo, sepultará al ansiado regreso que, desde hace un tiempo, se enterró bajo la inestabilidad, el descredito, la traición a la patria, la ignominia, y la corrupción: un lastre que decidió exterminar de raíz el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Notas finales: el 05 de agosto a través del este espacio informativo cité que, el miércoles 26 de octubre del 2016, el actual edil de la ciudad de Morelia Raúl Morón, apareció en la lista de senadores junto a legisladores de partidos de la derecha como PAN y PRI; entre ellos, Luisa María Calderón, Ernesto Cordero, Emilio Gamboa y Salvador Vega Casillas, con otros más. Ahí, se les señaló que la Ley de Ingresos de la Federación, había marcado un precedente de decadencia que produjo un incremento descomunal a los precios del combustible en un aumento que osciló en los 14.2 y 16.5% a diferencia de los costos marcados en 2016. En ese manual arrollador se votó, incluso, por la ley general de ingresos y ley de ingresos sobre los hidrocarburos. Estupor o no, la respuesta la tienen aquellos que han simulado por años la bandera progresista a fin de capitalizar las ambiciones personales. Que decepcionante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.