El primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció el lunes la dimisión de su gobierno, tras el “terremoto” provocado por la violenta explosión del puerto de Beirut.

El jefe del gobierno, que se presenta como independiente, culpó a la clase política tradicional de su fracaso, arremetiendo contra la “corrupción” que llevó a este “terremoto que golpeó al país”. “Hoy, anuncio la dimisión de este gobierno”, dijo en un discurso televisado dirigido a los libaneses.

“Anuncio hoy la renuncia de este Gobierno”, indicó Diab en un mensaje a la nación en el que habló de la lucha contra los corruptos y la necesidad de tener un Ejecutivo de salvación nacional.

Cuatro miembros de su gabinete ya habían dimitido el domingo, después de la explosión del 4 de agosto que provocó la muerte de al menos 160 personas y reactivó las protestas populares.

Durante una reunión del gabinete, “la mayoría de los ministros estaban a favor de una renuncia”, según Vartiné Ohanian, ministro de Juventud y deportes.

Esta renuncia no daría satisfacción al movimiento de protestas que pide la salida de toda la clase política acusada de corrupción e incompetencia.

Cuatro miembros de su gabinete ya habían dimitido el domingo, después de la explosión del 4 de agosto que provocó la muerte de al menos 160 personas y 6.000 heridos y reactivó las protestas populares.

Casi una semana después de la explosión, las autoridades libanesas acusadas de corrupción e incompetencia por la ciudadanía aún no respondieron con claridad a la pregunta que se hace todo el mundo: ¿por qué una enorme cantidad de nitrato de amonio se encontraba almacenada en el puerto de la capital libanesa?

Fue un incendio en este depósito donde estaban almacenadas 2.750 toneladas de nitrato de amonio desde hace seis años sin “medidas de precaución”, según reconoció el primer ministro Hassan Diab, lo que provocó la catástrofe.

Más de 250 millones de ayuda internacional

Habitantes de Beirut encendieron velas el domingo por la noche para homenajear a las víctimas.

Al mismo tiempo se produjeron enfrentamientos violentos en el centro de la capital, por segundo día consecutivo, entre manifestantes y la policía, que lanzó gases lacrimógenos y balas de goma.

La tragedia de la semana pasada dio fuelle al movimiento de indignación que había surgido el 17 de octubre de 2019 en Líbano para denunciar la corrupción de la clase política, pero que desertó las calles con la pandemia del nuevo coronavirus.

La comunidad internacional, que exige desde hace años a Beirut reformas y luchar contra la corrupción, volvió a mostrar el domingo su desconfianza hacia las autoridades libanesas.
Una videoconferencia de donantes presidida por Francia y la ONU, recaudó 252,7 millones de euros (297,23 millones de dólares) de ayudas que serán distribuidas directamente a la población.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.