En medio de la pandemia por el Covid-19, se debe garantizar la prestación de todos los servicios de salud, fortaleciendo los procesos y protocolos de educación sexual y derechos reproductivos, por la salud de las mujeres y niñas que viven en zonas de alta y muy alta marginación, como en las comunidades y pueblos indígenas, subrayó la diputada Araceli Saucedo Reyes, quien presentó una reforma a la Ley de Salud en el Estado.

Al presentar la iniciativa durante la sesión virtual celebrada este martes, la diputada integrante del Grupo Parlamentario del PRD señaló que en estos momentos existe una tendencia creciente a la vulneración de los derechos reproductivos y sexuales, como resultado del encierro voluntario, principalmente en aquellas comunidades donde las mujeres históricamente han sido sometidas.

Durante el encierro por la pandemia, comentó que especialistas señalan que los embarazos no deseados y las violaciones sexuales a las mujeres y niñas han venido incrementando de manera alarmante, mayormente en los pueblos originarios.

Por ello, Araceli Saucedo plantea que no se dejen de prestar los servicios de salud, diferentes al Covid, tales como procesos y protocolos de educación sexual y derechos reproductivos, ya que en estos momentos muestran tendencias crecientes la violación de los derechos reproductivos y sexuales, derivado del encierro voluntario por la pandemia, sobre todo en aquellas comunidades donde las mujeres históricamente han sido sometidas.

En la iniciativa de reforma establece que la Secretaría de salud deberá identificar y reconocer las necesidades diversas de las mujeres y niñas, focalizando la atención en las más marginadas, para garantizar equitativamente el acceso a servicios básicos de salud para ellas.

Además de que dicha dependencia deberá implementar estrategias emergentes para proteger el derecho a la salud de las mujeres y niñas, en las zonas de alta y muy alta marginación, sobre todo en áreas indígenas del Estado, cuando la población se mantenga en riesgo sanitario y que se encuentren imposibilitadas para trasladarse.

En la propuesta, Araceli Saucedo señala que, en caso de identificar un número alto de contagios de enfermedades de transmisión sexual, y con la finalidad de resguardar la salud de las enfermedades de las mujeres, se deben redoblar las acciones por parte de la Secretaría de Salud, y de ser necesario se deberán trasladar unidades médicas móviles con los servicios e insumos suficientes y brindar el tratamiento que se requiera.

Además, se deberá garantizar de manera gratuita la totalidad de medicamentos y diagnósticos de laboratorio que se requieran hasta el final del tratamiento y en caso de que la clínica o unidad no cuente con ellos, será obligación de la Secretaría de Salud abastecer a los mismos.

Ante la contingencia que se vive, reconoció que muchos de los esfuerzos y recursos en materia de salud, se han concentrado en contener la propagación del coronavirus y brindar la mejor atención a los pacientes contagiados, por lo que es importante que a la par con esta emergencia sanitaria, no descuidemos el resto de los servicios de salud, en especial los dirigidos a grupos vulnerables como las mujeres, adolescentes y niñas.

Es importante destacar la importancia de dar seguimiento a los procesos sanitarios, sexuales y reproductivos de la población femenina, garantizando sus derechos humanos, porque habrá que resaltar que, durante este contexto resalta de manera particular la vulnerabilidad en la que se encuentran diversas comunidades que integran nuestro Estado, no sólo por la desventaja social y económica del entorno en que se desarrollan, sino también por el riesgo que se padece de ser principales focos de violencia física, psicológica y sexual que padecen dentro y fuera de sus hogares.

Por lo anterior, Araceli Saucedo llamó a redoblar esfuerzos para que en esta contingencia y en todo momento, se dé continuidad a los procesos y protocolos de educación sexual y derechos reproductivos.

Estudios de organizaciones de salud, han señalado que durante esta pandemia se han venido reflejando y evidenciando cada vez más los casos de violaciones a los derechos sexuales y reproductivos, ya que este tema se ha venido sacrificando, dando prioridad a otros temas de salud, no menores, es cierto, pero descuidando un tema tan importante en la vida y desarrollo de las mujeres. Provocando con esto que las cifras que se vienen registrado durante este encierro voluntario, se han disparado los casos de violencia sexual, que en la mayoría concluye en embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual.

Por lo anterior, dijo que se deben de dar las herramientas necesarias desde la LXXIV Legislatura en del Congreso del Estado para garantizar equitativamente el acceso a los servicios integrales de salud para mujeres y niñas; que cuenten con procesos eficientes e inclusivos de prevención, detección y seguimiento.

Esta pandemia, viene a evidenciar el grave riesgo y situación en el que se encuentran los pueblos indígenas e impulsa a adoptar medidas urgentes de protección al derecho a la salud de esta población, en particularmente de aquellos que se vieron afectados por este aislamiento voluntario, debemos legislar con perspectiva colectiva, con una cosmovisión y diversidad cultural.  

Finalmente, reiteró la necesidad de que se implementen políticas públicas que garanticen el derecho a la salud de los pueblos indígenas, y priorizando los riesgos de salud de las mujeres, quienes deben recibir una atención integral incluyendo la accesibilidad de los servicios y la disponibilidad de insumos, es decir exámenes de diagnóstico y medicamentos necesarios; intensificar la elaboración e implementación de protocolos de prevención de enfermedades de transmisión sexual y reproductivas apropiados, que incluyan el diseño de estrategias de capacitación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.