Javier Lozano

Hay dos factores que anuncian con contundencia que no hay duda de que el Senador Cristóbal Arias Solís será el abanderado de Morena en el ejercicio electoral más grande de la historia en nuestro país. El primero, muestra justamente la ventaja monumental de las preferencias que han recolectado información que hasta cierto punto permite predecir que, no hay modo, ni muchos menos una lógica que revierta el margen dominante del legislador de la Cámara Alta.

Tan solo para citar un fundamento claro, hemos verificado un abanico de estudios de opinión pública en el que muestra que la evaluación recogida difícilmente supere el dato cuantitativo y cualitativo. Un ejemplo que debemos analizar, es la encuesta que publicó consulta Mitofsky en donde la recolección de la percepción ciudadana— mostró un pronóstico de 14 puntos de ventaja; en las preguntas que lanzó la estampa del legislador— resulta significativa; de hecho, en medio de jóvenes y mujeres cobró aún más fuerza la posición de su imagen. Asimismo, Comunicación Política ratificó el tramo enorme que existe entre los demás suspirantes. En ese idéntico efecto, Enkoll colocó a 11 puntos; en esa lógica se inclinó primero por Cristóbal; lo mismo pasó cuando se demostró

El otro aspecto de los elementos que mencionamos a priori, tiene un grado que ha mostrado un foco en el que pretenden fraguar una influencia negativa hacia el suspirante puntero. Me explico: desde el instante que se difundió que el proceso de selección de perfiles se resolvería a través de encuestas, han pretendido incidir en la forma en que se aplicaran. Vale la pena comentar que, en realidad— en todas las metodológicas levantadas, el Senador va arriba; no obtente, buscan de manera puntual, sesgar una elección que a la vista de todos posee ya prácticamente un virtual candidato de Morena. Para progresar en ese escenario, el dirigente del CEE Yeyo Pimentel, habló de una supuesta “Ecuación” que en términos políticos viciarían el ejercicio democrático.

Considero que ya desde hace mucho se estableció un precedente inocultable. A pesar de ello, se notó que muchos trabajan incesantemente, sobre todo, aquellos que gozan de la impopularidad, y en promedio, no están en el nivel de competitividad. Sería un error polarizar así el procedimiento porque el pronóstico no sería alentador. Morena y la dirigencia Nacional, así como los órganos colegiados de elecciones, deben canalizar un método en el que las mayorías reflejen la consistencia de los perfiles. Ese mecanismo, ratificaría evidentemente al Senador Cristóbal Arias Solís; es por eso, que me atrevo a divulgar el título de esta columna: Sera Cristóbal el candidato de Morena.

El fundamento más sólido, radicó en la inclinación que ha subministrado todo el abanico amplio de ejercicios en el que es sencillo dar una lectura; esa impresión, me da un razonamiento que explica la premisa de esta narrativa. Por ello, debe tenerse en cuanta que la sociedad de alguna forma ya decidió, inclusive, en el mismo seno morenista los sondeos pronostican una monumental ventaja de Cristóbal Arias, sobre Raúl Morón. Eso, ha sido la causa que, incluso, varios especialistas y politólogos de talla nacional se guíen por el clima y la atmósfera que estamos viviendo hoy por hoy en Michoacán.

Este curso, acuñó la concepción que examinó minuciosamente encuesta por encuesta. Este fenómeno uniforme— no puede dar pie a cambiar el rumbo porque técnicamente es imposible revertir lo que claramente es palpable. Es más, la investigación que se realizó en todas las casas— se ratificará con el ejercicio que la Comisión de Elección a nivel nacional realice. Repito, lo ejemplificado en los parámetros es inviable darle un giro. Tal es así, que encuentro un parecido similar al proceso histórico del 2018 en el que la respuesta era más que obvia de todos los sectores; algo semejante está ocurriendo en el comportamiento de los michoacanos quienes han evaluado el desempeño del actual gobierno, y lo califican como un fracaso. Esa misma señal, aportó suficientes razones para decir que Morena arrasará la elección—motivados bajo el referente de Cristóbal Arias Solís.

Notas finales: resulta acrítico poder ir esbozando preferencias, más, si en papel que juegas es el de dirigente de un partido como lo hizo en otras palabras Yeyo Pimentel con mensajes arcanos. Sobre todo, cuando Michoacán abrazó la esperanza de cambiar el rumbo de un gobierno que ha demostrado no importarle nada. Asimismo, de divulgó que un exgobernador del estado estaría fraguando el fuego amigo para posicionar a su delfín. A esta altura, está más que decidido quien encabezará la boleta de la coalición Morena, PT y PVEM. En definitiva, solo algo enigmático y alguna conspiración irracional— tumbarían al senador Cristóbal, no lo creo, porque en definitiva el presidente López Obrador no lo permitiría ya que será un vigilante de las garantías democráticas de su mismo movimiento social. Eso solía realizarse mucho en el PAN, PRD y PRI, sin embargo, morena sujeta un desafío en el que tiene que trasparentar el diseño metodológico. Ahí, no debe existir un punto de inflexión, la lógica y las matemáticas dicen que es el Cachorro de Churumuco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.