Como una empresa más, el cártel de Santa Rosa de Lima paga la nómina el sábado. Pero esta vez fueron descubiertos por la Sedena y la Fiscalía General de Guanajuato, los que detuvieron a la madre de El Marro con más de dos millones de pesos; a sicarios, halcones y hasta a manifestantes que cobraban la quincena. En respuesta, “el patrón” ordenó incendiar vehículos para poder escapar.

La cacería contra José Antonio Yépez Ortiz, El Marro, no para. Y las autoridades aseguran que cada vez está más acorralado, con menos estructura y su desesperación llegó a tal grado que tomó el riesgo y apareció en un par de videos para agradecer a los aliados que le quedan y, entre lágrimas, pedirles que lo sigan apoyando.

Asimismo una operación de autoridades federales y de Guanajuato culminó ayer con la detención de 29 presuntos miembros del Cártel de Santa Rosa de Lima y con vehículos y negocios incendiados.

Los hechos se iniciaron como a las 16:00 horas del sábado, cuando elementos de la Guardia Nacional, Sedena, Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE) y de la Fiscalía estatal emprendieron una operación en la zona conocida como Laja-Bajío.

El área abarca los municipios de Celaya, Comonfort, Apaseo el Grande y Apaseo el Alto, entre otros.

Las revisiones buscaban el aseguramiento de inmuebles presuntamente relacionados con grupos del crimen organizado, informó el secretario de Gobierno de Guanajuato, Luis Ernesto Ayala.

Decomisan armas y vehículos

El foco fue el municipio de Celaya, donde la Secretaría de Seguridad Pública estatal detuvo a 29 personas presuntamente del Cártel de Santa Rosa de Lima, cuyo líder es José Antonio Yépez Ortiz, alias “El Marro”.

Además, se decomisaron armas de fuego, municiones y vehículos en cantidades aún no detalladas por las autoridades.

La reacción del grupo criminal causó pánico entre la población, que reportó bloqueos de carreteras en al menos 14 de los 46 municipios de Guanjuato, la mayoría en Celaya.

Incendiaron 21 vehículos y 7 negocios

Autoridades locales precisaron que en Celaya se incendiaron 21 vehículos, 7 negocios y un terreno baldío, pero no hubo personas lesionadas ni fallecidas.

El secretario de Seguridad Pública del Estado, Alvar Cabeza de Vaca, reconoció que los bloqueos e incendios fueron una maniobra del Cártel de Santa Rosa de Lima para distraer a las autoridades que realizaban los registros.

Este grupo delictivo mantiene una disputa con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJGN) para controlar el mercado del robo de hidrocarburos, del narcomenudeo y la extorsión, como admiten las autoridades estatales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.