La tarde de este domingo algunos jóvenes se organizaron para marchar y exigir justicia para Giovanni y Alexander, dos jóvenes que en el último mes han muerto a manos de policías municipales en Guadalajara y Oaxaca, respectivamente.

Sin embargo la convocatoria no resultó como esperaban y tan solo unos 50 manifestantes llegaron al Jardín de Villalongín para manifestarse en contra de la violencia policiaca que ha dejado estas dos muertes en las últimas semanas.

De esta forma, cerca de las 16:20 comenzaron a marchar los jóvenes, partiendo de la fuente de Las Tarascas ocupando apenas un carril de la avenida Madero, para continuar avanzando hasta llegar al obelisco a Lázaro Cárdenas donde después de unos minutos se dispersaron.

En todo momento elementos de la policía Morelia y Michoacán fueron escoltando a los jóvenes pues grupos anarquistas que supuestamente se infiltrarían habían amenazado con realizar desmanes a lo largo del centro histórico, pero no fue así debido a que ni 100 personas lograron juntarse en esta movilización.

Javier Romero, uno de los manifestantes señaló en entrevista que con esta marcha buscaron hacer ver qué es lo qué pasa en México en torno al abuso policial y aprovechó el espacio para llamar al gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo y al alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco, a que revisen los protocolos de actuación de los elementos policiacos a su cargo para evitar más brutalidad policial y que no existan más historias que terminan en tragedia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.