El Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, registró un descenso en su popularidad en el periodo entre abril y mayo, quedando la opinión favorable en 56 por ciento, en tanto, el 11 por ciento emitió una opinión desfavorable y 81 por ciento de nivel de conocimiento; así lo reveló una encuesta publicada por un medio nacional.

De acuerdo con el rotativo de circulación nacional, pese a esta baja, el Subsecretario López-Gatell se mantiene como el funcionario que goza de mayor popularidad en la actual administración.

Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), se ubica en el segundo lugar, con una aprobación del 45 por ciento frente a un 15 por ciento que opina lo contrario y un nivel de conocimiento del 75 por ciento.

Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, se encuentra en la tercera posición de los funcionarios más populares con 39 por ciento de opinión positiva, frente a un 17 por ciento que opinó de manera negativa y un 75 por ciento en nivel de conocimiento.

Le sigue, la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, con un reconocimiento por parte de la mitad de los mexicanos entrevistados; en tanto, cuenta con 23 por ciento de opinión positiva y 13 por ciento negativa.

Rocío Nahle, Secretaria de Energía, registró un nivel de conocimiento del 38 por ciento, una opinión positiva de 20 por ciento y una negativa de 11 por ciento.

Por otra parte, en la encuesta se buscó conocer la intención de voto rumbo a 2021.

El ejercicio publicado por el medio indicó que Morena obtuvo el 19 por ciento de las preferencias; el PAN, 10 por ciento; el PRI, 8 por ciento; el PRD 2 por ciento; un nuevo ente político sin especificar, 6 por ciento; alguna opción independiente, 4 por ciento y los partidos PVEM, MC y PT suman tan sólo 2 por ciento.

De acuerdo a los resultados arrojados por la encuesta, el 26 por ciento dijo que no votaría por ninguno, mientras el 22 por ciento no sabe.

En tanto, las cifras demuestran que la popularidad de Morena se comporta del mismo modo que la aprobación del Presidente; cuando López Obrador mejora en su popularidad, Morena también lo hace y aumenta su intención de voto.

Asimismo, cuando el Jefe del Ejecutivo registra un descenso en su popularidad, Morena lo resiente y se comporta de la misma manera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.