Al empate Morelia

Lo único que quizá alegraría los corazones de mucha gente, sería ver renacer al verdadero Atlético Morelia

0
942

“Con dinero baila el perro”, citaba aquel dicho popular dentro del folclor mexicano. Justo en una de las pandemias más terribles por las que ha tenido que atravesar la humanidad, donde ha existido una crisis sanitaria y económica que ha dejado boquiabiertos a propios y extraños; directivos del futbol mexicano aprovecharon para suspender el Torneo Clausura sin decretar un campeón oficial, que para su mala suerte lideraba el Cruz Azul después de 10 jornadas, algo sin antecedentes en la Liga Mx.

Pero los directivos de dicho organismo deportivo no sólo no decretaron un campeón, sino que aprovecharon la distracción por la que atraviesa el mundo para dar un golpe bajo a uno de los equipos y de las aficiones más fieles de nuestro país, así es, me refiero a Monarcas Morelia, un equipo con más de 70 años de historia que si bien no reinaba la tabla general cada año, si era una escuadra con garra, determinación y sentimiento; un equipo que vio triunfar a jugadores de la talla de Marco Antonio “El Fantasma” Figueroa, Alex Fernández, Ángel David Comizzo, Darío Franco, Horacio Rocha, Carlos Pavón, Claudinho, Pastor Lozano, Antonio Mochito Villalón, Mudo Juárez, entre muchos más.

Los directivos y dueños del club rojiamarillo, para ser más exactos Grupo Salinas están por concretar la venta del equipo como si éste fuera un simple objeto, como si no tuviera años y años de tradición e historia, esto se dio con el único fin de intentar generar más plata llevando futbol a una plaza beisbolera cien por ciento, como lo es Mazatlán Sinaloa.

Si bien, no soy hincha del equipo rojiamarillo, me duele en el alma su desaparición, ya que fue el primer equipo que vi jugar cuando mi padre me llevaba al José María Morelos y Pavón a ver aquellos gloriosos partidos donde Claudio Da Silva, Claudinho, festejaba cada gol abrazando a su pequeño hijo. Sin embargo, creo que el equipo perdió su verdadera identidad desde que Tv Azteca adquirió sus derechos, fue el cambio de nombre y de logotipo, donde “Los Canarios”, o “Ates”, como se les conocía en aquel entonces, perdieron la verdadera tradición de la ciudad de la Cantera Rosa, ya que para Grupo Salinas representaba solamente un negocio más.

Como quisiera que fuera una cortina de humo, que aquellos políticos que utilizaron al equipo como propaganda hicieran algo por él, ya que no se dan cuenta que al irse se van muchos empleos también. La afición no quiere otro equipo sin arraigo en la ciudad, la afición quiere a su Atlético Morelia, al emblemático “Semillas”, a la aguerrida “Lokura 81”, a todos los que gozaban, sufrían y se emocionaban con cada porra que hacía eco en el Morelos.

Cada día que pasa parece más lejano para la afición moreliana, que quizá, le darán un equipo de segunda para intentar sanar heridas de primera. Lo único que quizá alegraría los corazones de mucha gente, sería ver renacer al verdadero Atlético Morelia, el que entregaba el cien por ciento al ritmo de Juan Colorado y veía al Fantasma Figueroa enmudecer a los rivales, ojalá en la división que sea, se vaya o no el equipo, ese espíritu de lucha que nos enseñó a no rendirnos jamás a pesar de tener todo en contra renazca y prevalezca. Porque como decía Juan Villoro, “Recuperar la infancia a voluntad por medio del juego o el arte permite que el adulto tome vacaciones de sí mismo”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.