A través de un video, una mujer fue captada justo en el momento que avienta a su hijo, que padece autismo, a un canal y finge un secuestro.

Patricia Ripley, acusada del asesinato de su propio hijo de nueve años con autismo, fue captada por una cámara de vigilancia de un complejo residencial justo cuando arrojó al menor a un canal de agua en Kendall.

De acuerdo a testimonios, la mujer intentó deshacerse de él dos veces, siendo la primera, las imágenes que circulan en las redes sociales desde un conjunto de apartamentos ubicado cerca de la avenida 103 y Kendall Drive, al suroeste del condado de Miami-Dade.

En esa ocasión se aprecia a Patricia llevar de la mano a su hijo, lo acerca a la orilla y lo empuja al agua, para después dar la espalda y echarse a correr mientras el niño intentaba salir. Los vecinos del lugar fueron alertados por los gritos del menor y lograron rescatarlo.

Sin embargo, una hora después aproximadamente, Patricia se dirigió a otro punto del canal y repitió el hecho arrojándolo al canal sin que pudiera poner resistencia. En esta segunda ocasión nadie lo escuchó y el niño murió.

Ripley acude a la Policía y denuncia que su hijo había sido secuestrado. No obstante, debido a las inconsistencias en las declaraciones y tras localizar el cadáver del menor, la mujer fue detenida acusada asesinar a su hijo y de haber intentado ocultar el crimen con una denuncia falsa de secuestro, enfrentará los cargos de asesinato en primer grado e intento de asesinato premeditado.

Ripley, de 45 años, fue conducida al Centro Correccional Turner Guilford Knight en la madrugada del sábado para enfrentar cargos de asesinato en primer grado e intento de asesinato premeditado. Se encuentra detenida sin derecho a fianza.

El cuerpo sin vida del pequeño Alejandro Ripley fue hallado el viernes, en un estanque en el Miccosukee Golf & Country Club.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.