El 9 de abril fue encontrado el cuerpo de una mujer con signos de violencia, heridas de arma blanca y abandonado en un barranco en el municipio de Cadereyta de Montes, Querétaro. Pero este crimen no fue reportado como “feminicidio” en las estadísticas del estado, que se mantiene como el segundo con la menor tasa de ese delito, con apenas un caso en lo que va del año. De hecho, a nivel nacional se ha informado que los feminicidios van a la baja desde febrero, mientras que, en contraste, los homicidios dolosos de mujeres alcanzaron el mes pasado un máximo histórico.

En abril de 2020 se abrieron 267 carpetas de investigación por homicidio doloso de una mujer, la cifra más alta del año y la más alta desde 2015, de acuerdo con el último reporte sobre violencia contra las mujeres del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), publicado este lunes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que la violencia contra las mujeres no ha aumentado durante el confinamiento en los hogares por la pandemia de COVID-19 y apenas el pasado 20 de mayo presumió disminuciones en los feminicidios.

Pero mientras los asesinatos clasificados como “feminicidio” tuvieron una baja de 10%, al pasar de 78 víctimas a 70 el último mes, los homicidios de mujeres subieron 5.1% respecto a marzo y 14.1% respecto a abril de 2019.

En total, 337 mujeres fueron asesinadas en abril pasado, la cifra más alta en lo que va de 2020 y que significa un promedio de 11.2 asesinadas cada día.

Llamadas de emergencia al 911 siguen por encima del promedio

Los homicidios dolosos, que se investigan de oficio, fueron el único delito con un aumento de carpetas de investigación durante abril, mientras que del resto de delitos, que requieren que se interponga una denuncia formal, tuvieron fuertes caídas.

Sin embargo, no pasó lo mismo con las llamadas de emergencia al 911 por parte de mujeres, que durante el segundo mes de confinamiento por la pandemia de COVID-19 siguen en niveles más altos que al iniciar el año o que el promedio registrado durante 2019. Esto considerando solo llamadas efectivas y no “falsas” que, como se explica aquí, no son consideradas en las estadísticas.

En el caso de “llamadas por incidentes de violencia familiar”, en abril hubo 60 mil 543; eso son alrededor de 4 mil menos que en marzo, pero 8 mil más que en febrero. La discrepancia con las investigaciones abiertas formalmente por este delito es amplia: mientras que las llamadas bajaron solo 6.6%, las carpetas de investigación fueron 28% menos a nivel nacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.