No todo es siempre lo que parece, especialmente en redes sociales. Un video, difundido la semana pasada, mostraba a una perrita claramente enferma que se aferraba a su dueño mientras éste se preparaba para abandonarla, junto a sus cinco cachorritos, en un estacionamiento. Las primeras reacciones, en redes sociales, fueron evidentemente de indignación. ¿Cómo alguien podía hacer algo tan cruel?

Sin embargo, la historia real es mucho más compleja de lo que se imaginan.

El pasado 12 de mayo por la tarde, un hombre se acercó al estacionamiento del refugio de perros callejeros Kluang Johor Stray Dogs Home de Persatuan Haiwan Malaysia de la Malaysia Animal Association. Ahí, sacó de su camioneta una caja con perritos recién nacidos que todavía no habían abierto los ojos y a una perrita visiblemente enferma. La perrita, en un acto desesperado, le saltó a la solapa al hombre como si le rogara que no la abandonara.

Las cámaras de circuito cerrado de televisión del refugio de perros callejeros captaron toda la escena y, cuando la subieron, como denuncia, a internet, el video se volvió rápidamente viral. Los responsables del refugio, hay que aclarar, subieron esta publicación, más que culpar al hombre en cuestión, para concientizar a las personas sobre la importancia de esterilizar a sus mascotas y hacerse responsables de ellas. Y, sin embargo, ellos tampoco se imaginaban lo que vendría después.

 

Fotografía: Especial

Cuando recibieron a los cachorros, se dieron cuenta de que, en realidad eran muy pequeños y que no habían nacido hace mucho tiempo. Al revisar a la madre, sin embargo, algo les preocupó más: parecía tener bultos en las mamas. Con las mamas inflamadas por la leche que debe darle a los cachorros, la condición de la madre parecía clara: esto era una forma de cáncer.

El hombre explicó que iba manejando en su coche cuando se encontró con la camada y la madre enferma. No sabiendo qué hacer y al no tener dinero suficiente para alimentarlos durante esta época de cuarentena en la que no tiene trabajo, el hombre decidió dejarlos frente al refugio. Se disculpó profusamente por no haberles avisado y preguntado antes y por haber huído de esa manera, pero explicó que no lo hizo con mala intención, sino porque estaba desesperado.

Los dueños del refugio comprendieron su situación, pero también explicaron que ellos mismos están pasando por problemas para alimentar a todos los animales que han llegado al refugio en esta temporada. En efecto, parece que el abandono de mascotas aumentó enormemente con la precaria situación económica y social de la cuarentena.

Ojalá este refugio logre conseguir las donaciones que tanto necesita y ojalá esta linda perrita sobreviva a su enfermedad y pueda, aunque sea un poco, gozar de sus cachorritos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.