El trato desigual del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción en Michoacán

No podemos cambiar, no podemos alejarnos de lo que somos hasta que aceptamos lo que somos. Entonces el cambio parece llegar casi desapercibido: Carl Rogers

0
595

Aunque en muchas ocasiones observamos una labor pasiva en la efectividad del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción que, rutinariamente, no sintoniza un rol equitativo o en su defecto, un equilibrio entre las medidas o recomendaciones al combate a la corrupción en Michoacán, acostumbra a tener una actuación endeble porque siempre y sencillamente existe una desconfianza de la sociedad debido a que suele ser un mecanismo superfluo.

Dado que, a veces, el mal uso u posicionamiento puede llegar a sesgar o viciar la credibilidad mostrando un papel preponderante. En este sentido, desde hace mucho tiempo esperamos que este tipo de instituciones atiendan problemas que realmente merecen un pulso; hay temas que no solo significaron una afrenta para los michoacanos que, después de todo, quedan atrapados por dar énfasis a situaciones que por momentos evidencian la parsimonia.

Durante el desarrollo de la administración se ha llegado a pensar que en los momentos relevantes existe una ausencia, o simplemente hay presiones externas que neutralizan aquellos conflictos u actos donde se demostró a todos luces una conducta que debe ser canalizada a esta institución; sin embargo, ahí la tibieza comprueba que la diferencia entre algunos actores y organismos es desigual.

Eso, me llamó poderosamente la atención— porque quizá los criterios de un pronunciamiento que se realizó, lanzó de forma improvisada, o con la voluntad de promover una mala imagen a varios actores que de manera humana y solidaria se han propuesto a coadyuvar con las autoridades federales a contrarrestar los efectos del Covdid-19.

Frente a esta premisa, Elvia Higuera Pérez que actualmente encabeza la dirección del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, arremetió y se pronunció en contra de diferentes actores que han constituido un vínculo y líneas de acción para contrarrestar el patrón de propagación de coronavirus. Desde la óptica de este redactor, y de mucha de la sociedad que aplaudimos con tenacidad toda la ayuda posible que se está enviando a algunos contextos sociales donde las condiciones económicas presentan elementos de desventaja en presencia del fenómeno del Covid-19, no se observó dar pie a las hipotéticas aseveraciones; ante ello, mencionó que se apoyará en el Instituto Electoral del Estado de Michoacán (IEM), por el supuesto uso del recurso público con la finalidad de adquirir insumos y ayudar a la gente. ¿Por qué?, ¿por ayudar?, ¿por informar?, ¿por ser solidario?, ¿por humanista?, ¿a quiénes se afecta cuando se apoya?, ¿quién se incomodó?

Hay legisladores federales de Morena que han manifestado su preocupación por el tema que vive el país y Michoacán; por lo tanto, se originó un programa de ayuda a través de donaciones, gestiones e inclusive con recurso propio a fin de buscar alternativas y fortalecer el plan emergente que ha establecido el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador. En primer término, me costa la voluntad de legisladores de la cámara alta que desde un principio se han pronunciado a favor de sumar esfuerzos con las autoridades porque he seguido al Covid-19 mediante los testimonios por los mecanismos de comunicación; esa causa, es precisamente el motor que debe movernos en estos periodos— ya que finalmente se trata de un aspectos solidario y humano. De ahí se puede al menos identificar quienes tienen esa intención de colaboración; de hecho, se manifestó muy buena aceptación del colectivo puesto que reflejó que los tiempos de simulación han dado un giro sustancial. Posiblemente la crisis de los demás partidos (PAN, PRI, PRD), desnudó que en definitiva y en los momentos más críticos de la desgracia, simplemente la ausencia de las figuras de la función pública brillaban ante el escepticismo; en ese clima, se requirió muchas veces satisfacer la demanda; sin embargo, ahora que si aparecen para enfrentar los retos de la mano de la sociedad, únicamente se les pretende socavar sus acciones.

Lo cierto, es que la idea de apoyar y coadyuvar, se centró en la filantropía que han demostrado los grupos de morena desde el legislativo federal; aquí, se divulgó un acto que llamó a la concientización; asimismo, se destacó que cuando existe una poderosa razón: el lado más humanista toma una influencia sustancial. Nunca, al menos no observé una exacerbación de las personas; de ningún modo miré una intención con fines electoreros; jamás percibí una lectura de irritación en la sociedad, más bien, se presagió la conspiración de aquellos actores u funcionarios que condenan estas acciones, pero que en la práctica no aportan, ni mucho menos suman con congruencia y conciencia.

Una de las razones para formular esta narrativa, se fundamentó en que algunas recomendaciones del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción se postergan; en otras se hace caso omiso; al igual, otras son inflexibles y acríticas. ¿Por qué arremeter a rajatabla con una concepción de “oportunismo”?. Se ayudó y se ayudará porque la atmósfera merece unificar esfuerzos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.