La seguridad en nuestro país no puede estar sujeta a decisiones improvisadas y menos a mutaciones constantes en las políticas que se instrumentan para garantizarla, puntualizó el Presidente de la Comisión de Seguridad Pública y Protección Civil en la LXXIV Legislatura en el Congreso del Estado, Humberto González Villagómez.

El diputado local consideró que ante la falta de efectividad y pocos resultados que ha dado la Guardia Nacional en el país, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador emitió el acuerdo por el que se dispone de la Fuerza Armada permanente para llevar a cabo tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria.

Desde la puesta en marcha de la Guardia Nacional, refirió en repetidas ocasiones en Michoacán y otras entidades se demandó que dicha corporación fuera efectiva en los hechos y no sólo de membrete en los sucesos que laceran y vulneran a la sociedad en su conjunto, al desarrollo y progreso del Estado Mexicano, sin embargo, las acciones impulsadas no han logrado controlar ni pacificar al país, al contrario, la incidencia delictiva ha incrementado de manera alarmante.

Por ello, manifestó su preocupación, que, ante la estrategia fallida, ahora el presidente deje en manos de las fuerzas armadas las tareas de seguridad pública, sin que exista de fondo una estrategia real que atienda el problema que aqueja al país.

Es claro, subrayó, que la estrategia para el combate a la inseguridad en México no está dando resultados, no obstante, consideró que, así como en el pasado, en administración de Felipe Calderón no trajo resultados positivos a la sociedad la militarización, en esta administración Federal, se corre el riesgo de revivir y repetir episodios que cobraron muchas vidas de inocentes.

El militarizar la seguridad pública podría generar graves afectaciones al país, por lo que resulta necesario instrumentar acciones y una política pública encaminada a la consolidación de una cultura de paz basada en el pleno respeto de los derechos de las y los mexicanos.

El legislador hizo un llamado al Gobierno Federal para coordinar acciones que garanticen resultados efectivos, mediante una estrategia integral, en la que es fundamental la colaboración de los estados y municipios del país, para inhibir la incidencia delictiva en nuestro país.

Es evidente que en México se padece un ahondamiento de la violencia e inseguridad frente a una estrategia gubernamental fallida, en donde el Estado Mexicano se observa ausente para contrarrestar esta situación, y ahora con este acuerdo presidencial, sino hay claridad y una estrategia cuidada e integral, se puede agravar la situación en nuestro país.

Antes de militarizar la seguridad e incumplir con sus promesas, el Presidente de México, debería de escuchar a la población, para que aporten sus propuestas en el diseño, instrumentación y evaluación de las políticas de seguridad pública.

En estos momentos atravesamos por el momento de mayor violencia e inseguridad de la historia reciente de nuestro país, en donde la ausencia del Estado Mexicano para establecer orden, colocan a los ciudadanos en una situación de zozobra y temor permanente, se determina en medio de la pandemia militarizar la seguridad, tema que preocupa.

Pese a lo que se vive en nuestro país, lamentó que parece no importar a quienes desde la federación tienen la responsabilidad constitucional de velar por la seguridad de las y los mexicanos, al tomar decisiones improvisadas de manera recurrente.

Ante tal panorama, consideró que desde los estados de la República se debe estudiar la ruta legal para que, frente a la incapacidad y desinterés federal, sea desde las Entidades que se genere y asuma en un gran esfuerzo común, la política nacional de combate al crimen y la delincuencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.