Nicolás, un niño de 13 años, desapareció en Ecatepec el pasado 2 de mayo después de salir de su casa y dirigirse a la de su abuelita, quien vive a dos calles de la suya; lamentablemente, no lo volvieron a ver.

“Mi niño siempre iba a verla, inclusive ese día salió con su papá a comprarse sus tenis nuevos y llegó aquí con su papá y se puso sus tenis nuevos y dijo que iba a ir con su abuelita a enseñárselos y a verla”, narró la mamá del menor, Rebeca.

Nicolás ayudaba a la economía de la familia vendiendo globos, por lo que era conocido en la colonia Ciudad Cuauhtémoc, considerada como la más peligrosa de Ecatepec. Familiares, amigos y vecinos se dedicaron a buscarlo, pero no lo encontraron.

Por ello, los padres del niño acudieron a las autoridades ministeriales para reportar su desaparición y la Fiscalía General de Justicia del Estado de México emitió la ficha de búsqueda.

Dos días después de la desaparición, Nico -como le decían sus amigos y familiares- fue encontrado en un lote baldío, en la colonia Lomas de Tecámac, situado a medio kilómetro de donde vivía.

“Cuando yo reconozco el cuerpo, aún dudo todavía de que era mi hijo, pero mi hijo tenía señas particulares de sus pies, de sus manos y sus dientes y al checar todo eso me cercioro que sea al cien por ciento mi hijo. Es un niño de 13 años, escasos 40 kilos de peso, lo asfixiaron, lo ahorcaron, le dieron dos puñaladas, era un niño indefenso”, narró Vicente, padre del menor.

Debido a lo anterior, la familia y diversos usuarios de redes sociales crearon el hashtag #JUSTICIAPARANICO, con el objetivo de exigir a las autoridades ministeriales del Estado de México que detengan al responsable del asesinato del niño.

Cabe mencionar que, debido a la contingencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, pocas personas acudieron al funeral y sepelio de Nico, quien fue sepultado en un panteón de Ecatepec.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.