Elektra, la empresa propiedad de Ricardo Salinas Pliego y parte de Grupo Salinas, respondió hoy en un comunicado oficial a las críticas que se le hicieron desde Palacio Nacional esta mañana. Dijo que no ha cerrado sus tiendas por… los olvidados.

Es la segunda vez que una empresa de Salinas Pliego, un amigo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, desacata abiertamente las instrucciones del Gobierno federal por la emergencia sanitaria. Pero no es la única. Otras empresas del mismo multimillonario siguen abiertas aún cuando la instrucción de las autoridades es mantenerlas cerradas por la pandemia.

Elektra la que se niega a cerrar, pese a que el día de ayer fue nuevamente apercibida por Luisa María Alcalde Luján, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS).

“Desde nuestros orígenes nos propusimos acercar a la gente, particularmente a quienes menos tienen, bienes y servicios de primera necesidad en el hogar; creemos en la inclusión financiera y en ir a los lugares habitualmente olvidados por la banca y el comercio tradicional”, destacó la empresa.

También argumentó que “hoy más que siempre, Elektra es esencial para México” y por ello, destacó, continuará abierta por los mexicanos que viven al día.

En su comunicado defendió que en sus instalaciones se cumple con las medidas de protección e higiene que la Secretaría de Salud y la Organización Mundial de la Salud han determinado. Además, insistió, tiene el “compromiso de estar al lado de los millones de mexicanos que necesitan de Elektra; ante la emergencia, no los vamos a dejar solos”.

Elektra garantiza el acceso a productos y servicios esenciales durante la emergencia sanitaria (…) Elektra brinda atención a quienes no cuentan con el privilegio de las compras en línea o las tarjetas de crédito”, argumentó la empresa que continúa con actividades normales en al menos 13 estados, entre ellos la Ciudad de México, Jalisco, Estado de México, Morelos, Puebla y Tabasco.

Grupo Elektra argumentó que en sus sucursales se llevan a cabo además trámites como el envío y recepción de remesas; la venta de equipos de telecomunicaciones, electrodomésticos, motocicletas “que permiten la continuidad de servicios de entrega a domicilio de alimentos, medicamentos, materiales de curación y más”. Y enfatizó que se suspendió la venta de productos no esenciales (que fueron acordonados y verificados por la Profeco).

Las medidas de protección que la empresa aseguró tener fue la distancia mínima de 1.5 metros entre personal y clientes, con líneas no mayores a diez persona; la atención especializada a los grupos vulnerables (personas de la tercera edad y mujeres embarazadas, así como quienes padecen una enfermedad). Además, destacó, el personal tiene como orden el “uso forzoso de cubre bocas, dispositivos de gel desinfectante antibacterial con solución de alcohol del 70 por ciento” y en las sucursales se evita la aglomeración superior a 50 personas por tienda.

“La mayoría de los mexicanos viven al día y no cuentan con el privilegio de acceder a las compras por internet ni la facilidad que brindan las tarjetas de crédito; Elektra está para quienes requieren de productos y servicios necesarios durante la emergencia. Por ellos mantenemos nuestras puertas abiertas; con responsabilidad, continuaremos reforzando y atendiendo las disposiciones de las autoridades”, finalizó el grupo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.