Una investigación de un equipo científico de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, reveló que el coronavirus Sars-CoV-2 pudo no haber brotado en Wuhan, China.

De acuerdo con este estudio, incluso se estima que el virus del Covid-19 se presentó tres o cuatro meses antes de los anunciado.

En el análisis se determina que el virus mutó desde su nacimiento hasta la actualidad, ya que el primero de ellos abarca una ventana del 13 de septiembre al 7 de diciembre.

“El virus puede haber mutado en su forma final ‘eficiente humanamente’ hace meses, pero permaneció dentro de un murciélago u otro animal o incluso humano durante varios meses sin infectar a otras personas”, explicó el genetista Peter Forster.

Para rastrear al paciente cero, el equipo académico utilizó una herramienta algorítmica, además de de que intentaron reconstruir la red del primer brote.

Existe un 96 por ciento de coincidencia genética idéntica del Sars-CoV-2 (que origina el Covid-19) con un virus proveniente de murciélagos que fueron aislados por científicos chinos en la provincia sureña de Yunnan, en 2013.

Los laboratoristas sospechan que pudo estar esparciéndose silenciosamente durante años hasta adoptar su actual letalidad y capacidad de adaptación.

Funcionarios de la embajada de Estados Unidos (EU) visitaron dos años antes de la pandemia un centro de investigación de Wuhan, China, y advirtieron sobre problemas de seguridad en este laboratorio donde estudiaban el coronavirus en murciélagos.

De acuerdo con el Washington Post, desde el 2018 la embajada de EU envió en varias ocasiones a científicos al Instituto de Virología de Wuhan (WIV).

WIV emitió incluso un comunicado sobre la visita de la delegación estadounidense, sin embargo, la información fue borrada por el instituto, aunque sigue archivada en Internet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.