En Reino Unido ante la baja en los índices de natalidad y la alta en los niveles de esterilidad entre la población, los expertos buscan alternativas para mitigar esta situación.

Una de ellas es que se permita que los hombres puedan donar esperma después de morir, como ocurre con la donación de órganos.

De acuerdo a Journal of Medical Ethics, los expertos están buscando que los pacientes autoricen donar su esperma una vez que mueran ya que las donaciones ocurren cada vez menos y los centros de natalidad reportan la llegada de menos de siete mil muestras importadas al año.

En diferentes partes del mundo cuando los bebés son producto de una donación de esperma todo se maneja con mucha discreción, pero en el Reino Unido el bebé si puede pedir el nombre de su padre biológico, edad y su dirección.

Por ello es que cada vez menos personas optan por permitir que su semen llegue a los hospitales.

De acuerdo a los científicos encargados de promover esta iniciativa, el esperma se debe extraer del cuerpo 36 horas después de la muerte para iniciar con su congelación.

Actualmente la discusión está sobre la mesa en torno a qué tan bueno es autorizar que los hombres muertos donen su esperma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.