En la explanada del Cuartel General de la XXI Zona Militar esta mañana fueron destruidas más de mil armas de fuego confiscadas al crimen organizado y algunas más donadas por familias del estado como parte de algún programa de canje de los que la SEDENA implementa en diferentes municipios.

De acuerdo a Gerardo Mérida Sánchez, comandante de la XXI Zona Militar en la ceremonia fueron destruidas 507 armas cortas como pistolas y revólveres; 565 armas largas como ametralladoras, fusiles AK47 y AR15 escopetas, rifles y sub ametralladoras de diversos calibres; 73,063 cartuchos de diversos calibres; 2,271 cargadores; 139 cascos y 94 ojivas.

Los elementos de la SEDENA proceden a esta destrucción primero desorganizando el arma, retirando piezas como el cañón y el cajón de mecanismos para luego cortar estas piezas con una sierra circular eléctrica y posteriormente se fotografía para la evidencia.

Además el mando militar señaló que este tipo de actividades buscan sacar de circulación armas de uso exclusivo del Ejército y Fuerza Aérea que no están reguladas legalmente para reducir los índices de violencia y contribuir al logro de la meta establecida en el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024.

De acuerdo a Miguel Hurtado Ochoa, comandante de la XII Región Militar, el armamento que se destruyó fue arrebatado a varios grupos de delincuentes y para su destrucción después de ser confiscada pueden pasar varios meses debido al proceso judicial que enfrenta.

“Ahorita estamos destruyendo un 50 por ciento de lo que teníamos en bodegas o sujetos a proceso y entra a Michoacán el doble de lo que se está destruyendo pero ya está asegurado, las fiscalías o nosotros en espera de que venga el proceso judicial para destruirlo”.

Agregó que la principal fuente de armamento de Michoacán es la frontera norte del país e incluso que es fabricado en otros continentes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.