Los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de Michoacán (CCEEM) denunciaron tratos groseros y prepotentes, además de hostigamiento y persecución por parte de los inspectores del Ayuntamiento de Morelia.

El presidente del CCEEM, Agustin Arriaga Diez sostuvo que el alcalde de Morelia, Raúl Morón Orozco ha sido omiso ante sus peticiones y a pesar de que frente a ellos, durante las reuniones gira instrucciones a sus subordinados, pueden pasar días, semanas y meses sin que exista si quiera voluntad de atender las denuncias.

Asimismo el sector empresarial de Michoacán lamentó que a los ambulantes se les permita operar bajo un esquema de “tolerancia” y al sector productivo formal, se le persiga y sancione afectando económicamente la cadena productiva que conforma un hotel, motel, restaurante o cualquier negocio legalmente constituido y recordó que los políticos y funcionarios públicos se deben a los ciudadanos por lo que exigieron que se les atienda en sus peticiones.

Por su parte, Alejandro Hernández Torres, presidente CANIRAC expuso que el retiro de anclajes que hizo el Ayuntamiento de Morelia en los negocios de la avenida Acueducto tuvo un costo para los empresarios sancionados de cuatro millones de pesos y se afectaron directamente 200 empleos ya que al reducirse el número de turistas y paseantes por ese espacio, los meseros, cocineros y gente de mantenimiento y administración han tenido menos trabajo, afectando sus ingresos económicos.

En este sentido Agustin Arriaga Diez amagó con proceder legalmente ante la ONU y la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que se detenga esta persecución, en caso de que no haya respuesta del Ayuntamiento de Morelia, pues buscarán que se haga cumplir cabalmente el Bando Solemne de 1991 que rige a la ciudad, sin matices ni tolerancias con ciertos grupos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.