El Instituto mexicano del Seguro Social (IMSS) emitió este lunes, una serie de recomendaciones para prevenir el síndrome del ojo seco, padecimiento que actualmente se asocia al uso de dispositivos electrónicos en una población que oscila entre los 20 y los 40 años de edad.

Este síndrome se caracteriza por la deshidratación de la conjuntiva y de la córnea a causa de la evaporación acelerada de lágrimas y genera síntomas como ardor ocular, ojos rojos, comezón y lagrimeo. Sin embargo, también se presentan otras manifestaciones como visión borrosa y ojo rojo crónico.

Reducir el brillo en la pantalla de dispositivos celulares, tabletas y computadoras, no exponerse directamente al aire acondicionado, corregir la graduación de los lentes y acudir a revisión con el especialista al menos dos veces al año, son algunas de las recomendaciones para evitar el padecimiento. Además, se aconseja tomar descansos de 10 a 15 minutos por cada cinco horas de uso de pantallas brillantes.

El síndrome del ojo seco tiene mayor incidencia en personas de entre los 40 y 50 años de edad, y 20 por ciento de la población lo padece. T

También se relaciona con la menopausia, alergias y enfermedades inflamatorias No atender este síndrome de manera oportuna con antiinflamatorios y tratamiento indicado por especialistas, puede llevar a ulceración de la córnea, perforación ocular e incluso a la pérdida de la visión.

Recomendaciones

La especialista, adscrita al Servicio de Oftalmología del Hospital General, del Centro Médico Nacional La Raza, emitió algunas recomendaciones para prevenir el síndrome, entre las que destacan:

  • Reducir el brillo en la pantalla de dispositivos celulares, tabletas y computadoras
  • No exponerse directamente al aire acondicionado
  • Corregir la graduación de los lentes
  • Acudir a revisión con el especialista al menos dos veces al año
  • Tomar descansos de 10 a 15 minutos por cada cinco horas de uso de teléfono celular, tableta o computadora
  • Lubricar de manera constante los ojos, bajo prescripción médica

Síntomas y tratamiento

El síndrome, según la oftalmóloga, genera inicialmente varios síntomas como ardor ocular, ojos rojos, comezón y lagrimeo como parte del proceso irritativo. Sin embargo, también se presentan otras manifestaciones como visión borrosa y ojo rojo crónico.

Para atender el padecimiento, en el IMSS se brindan tratamientos con lubricantes tópicos, antiinflamatorios e inmunomoduladores.

En caso de ojo rojo severo, afirmó, se usan agentes antiinflamatorios e incluso, tratamiento indicado por otros especialistas como el reumatólogo o el inmunólogo. En el Hospital General de La Raza se atienden en promedio 40 derechohabientes cada seis meses con un padecimiento severo.

Además de la tecnología, el ojo seco se relaciona con la menopausia, alergias, enfermedades inflamatorias como el lupus, artritis reumatoide, rosácea, Parkinson y con medicamentos diuréticos, antihistamínicos y algunas hormonas.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.