La eterna lucha de clases

Por Ariel Mendoza ✍🏻

0
654

Muchas han sido las manifestaciones de múltiples sectores de la sociedad a lo largo de décadas interminables de abusos y de injusticias, de rechazo, de odio y de opresión. Pero nunca en mi vida había observado a las clases más opulentas levantar pancartas con mensajes tan lesivos para los más desprotegidos, aquellos a los que se les ha negado una oportunidad de laborar, de estudiar y de servir a un país que está acostumbrado a ser dominado, colonizado, impresionado. Pero no sé porque me sorprendo, si a lo largo de la historia siempre ha sido así, una eterna lucha de clases: patricios vs plebeyos, burgueses vs proletarios, fifís vs chairos, ricos vs pobres.

Los comentarios que la sociedad emite vía redes sociales me sorprenden de sobremanera; acotaciones enfocadas en el odio y fundamentadas en el clasismo en contra de los jóvenes que no estudian ni trabajan, acusándoles de “flojos”, “ninis”, “borrachos”, “drogadictos” y un sinfín de adjetivos que dan lástima, pena e incluso coraje, cómo si los gobiernos anteriores se hubieran caracterizado por apoyar a los jóvenes, por brindar empleo a los recién egresados, por apoyar a los talentos emergentes en áreas de la tecnología, de las matemáticas o de las ciencias sociales, por generar empleos o contemplar una “democracia” en dónde sólo podemos “elegir” a nuestros representantes, pero donde no podemos elegir a qué dedicarnos, dónde trabajar o dónde estudiar. En México desafortunadamente no se hace lo que se quiere, se hace lo que se puede.

Lo último que quiero expresar en mis comentarios es la negatividad, sin embargo, en México 74 de 100 mexicanos que nacen pobres, morirán siendo pobres, según datos del CEEY. Una cifra alarmante e hiriente para aquellos que creen y que debaten que el que es pobre es pobre porque quiere.

Sin duda el golpeteo de la oposición es simplemente mediático, esperando cualquier cosa para enaltecerla en redes sociales y en los diferentes portales de internet. Pero en los hechos reales, las figuras políticas que representan a la oposición están sumamente desgastadas, ahí está el claro ejemplo del Partido Revolucionario Institucional, sin dinero, sin recursos y sin credibilidad, imagínense hasta tuvieron que hipotecar el edificio central de la CNOP para poder cubrir los gastos de sus procesos internos, los cuales, siguen viciados, llenos de “grilla” y poco democráticos, con debates que no emiten propuestas, simplemente expresan un golpeteo desgastante entre los candidatos, parece que el PRI jamás aprenderá a ser oposición.

Y no crean, el PRD no canta mal las rancheras, alineando a una supuesta estructura multisectorial que comprende personajes como Gabriel Quadri, ex candidato a la Presidencia de la República en 2012 por aquél extinto partido Nueva Alianza, Silvano Aureoles Conejo, Gobernador de Michoacán y Jesús Ortega ex dirigente Nacional del Sol Azteca.

Felipe Calderón y su intento de apoyar a su esposa mediante “México Libre”, parece cada vez más lejos de representar a la derecha, una derecha que por cierto es inexistente en México, pareciendo sólo crear un partido con ideas conservadoras que pretenden mutilar el progreso social, intentado regresarnos a la época de las cavernas.

Dicen que incluso dentro de la oposición hay oposición, sin embargo creo que los partidos que la representan tendrán que madurar y tendrán que lanzar verdaderas promesas de cambio desde una perspectiva de propuesta y no de protesta, porque los mexicanos estamos cansados de no ver realidades y de no lograr alcanzar nuestros sueños, los millenials aunque criticados, seremos el factor fundamental para construir una democracia que garantice eso que tanto nos ha faltado… sueños cumplidos, en una lucha de clases que busca a un profundo culpable.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.