Luego de un proceso que duró dos años y medio desde que fue extraditado a Estados Unidos, el narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua, tras haber sido declarado culpable de ocho cargos de crimen organizado y narcotráfico.

La sentencia fue ejecutada en la sala 8D que presidió el juez Brian Cogan, en la Corte Federal del distrito este de Nueva York. El capo fue hallado culpable en febrero pasado de 10 cargos, entre los que se hallan crimen organizado, conspiración para introducir al menos 150 toneladas de droga y comandar una empresa criminal continua por 25 años.

Al leer la sentencia, el juez Cogan dijo que hubo “montañas de evidencia” que condenaban al líder del cártel de Sinaloa y dejó en claro que durante el juicio “vi las características criminales más terribles de toda mi vida como juez”.

Por el cargo nueve, de portación de arma, fue sentenciado a 30 años de prisión, además de que por el cargo 10, de lavado de dinero, le dieron 240 meses de cárcel.

Con la sentencia de por vida, también culmina de forma definitiva la carrera delictiva de uno de los liderazgos más longevos del crimen organizado en México que data de finales de los años ochenta cuando Guzmán Loera se integró a La Federación, organización criminal fincada en Guadalajara, Jalisco, y comandada por Miguel Ángel Félix Gallardo.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.