El tiempo y el dinero se le está agotando al Gobierno de Michoacán, pues la próxima quincena es la última en la que tendrán solvencia económica para cubrir las quincenas y prestaciones de los profesores michoacanos, advirtió el legislador perredista Antonio Martínez Soto.

“Si no hay recursos extraordinarios y si no hay federalización de la nómina la única forma de resarcir esto sería con un empréstito, lógicamente tiene su costo, no solamente político, a final de cuentas es un apoyo, es un oxígeno temporal que tendríamos que pagar”.

Lo anterior derivado de que la federalización de la nómina magisterial no se ha concretado y la venta de activos del Gobierno de Michoacán no será suficiente para cubrir el déficit financiero, por lo que es momento de pensar en un empréstito de 8 mil millones a 10 mil millones de pesos.

“Si el propio gobernador ya dijo que de aquí a julio, que es la próxima quincena, tiene su último peso él ya tendría que estar viendo como resolver el tema de la nómina, sino nuevamente volveremos a tener una crisis política y una crisis social”.

En este sentido Martínez Soto sostuvo que la creación de nuevos impuestos tampoco es una alternativa viable, puesto que no sería justo que en un momento tan crítico sean los michoacanos quienes paguen la deuda.

Sin embargo hasta el momento el secretario de Finanzas y Administración del Gobierno del Estado no se ha acercado a la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública para revisar las opciones que existen y evitar que la próxima mitad del año el estado se suma en una crisis económica y social por los adeudamientos en materia educativa.

“Al final de cuentas el magisterio consigue lo que quiere pero primero genera una crisis y a quien más le pega es a la población económicamente activa, me refiero al cierre de las vías de comunicación que le pegó a cientos de empresarios y con miles de millones de pesos”.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.