Ana Pacheco Quillo, de 48 años de edad se dedicaba a vender totrillas en Escuintla, Guatemala, sin embargo el sábado pasado fue acribillada por una pandilla que opera en la zona.

El motivo de la ejecución fue porque Ana se negó a pagar la cuota establecida por los delincuentes, que era de 400 quetzales, equivalentes a 992 pesos mexicanos para que pudiera trabajar.

Las amenazas de muerte a la señora Ana estaban a la orden del día, ya que para ella era difícil reunir el dinero que le solicitaban los maleantes, situación que provocó su muerte el sábado pasado.

Los habitantes de dicha comunidad han mostrado su repudio a través de redes sociales y pidieron al Ministerio de Gobernación guatemalteco que esclarezca el asesinato de la señora.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.