Ante el riesgo que implica invadir el espacio aéreo de aeronaves tripuladas, a partir de diciembre será necesario que aquellos pilotos de dron cuenten con una licencia de vuelo, pues la multa por no no tenerla costará más de 400 mil pesos.

Lo anterior por los cambios a la normatividad de Aeronáutica Civil, pues aunque actualmente están regulados por la Dirección General de Aeronáutica vivil (DGAC) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), las infracciones por realizar vuelos con tu dron pasarán de ser civiles a económicas.

Luis Salazar Brehm, director de proyectos de Amacuzac explicó en una entrevista a Notimex que “la necesidad de licencia para tripular drones está vigente, pero la Ley de Aviación Civil, establece en el transitorio II que se deben de modificar en diciembre todas las regulaciones en materia de drones”.

Aunque estas aeronaves sean muy simples, los riesgos que puede traer un dron en vuelo interfiriendo en el espacio aéreo de aeronaves tripuladas puede ser fatal; la DGAC argumenta que un simple piloto de drones tiene la misma responsabilidad que cualquier otro piloto.

La regulación también obedece a lo “sencillo” –relativamente, pues son aeronaves algo caras– que puede resultar para cualquier civil adquirir una, por lo que ahora será necesario que los propietarios y pilotos conoscan la reglamentación que estará vigente a partir de diciembre y obtengan su licencia, comentó Luis Salazar Brehm

“Saber tripular un drone es importante porque vamos a ocupar un mismo espacio aéreo donde están aeronaves tripuladas, entonces si no sabemos por ejemplo que estamos en un área de aproximación de vuelos, podemos meter en problemas a un avión, lo que queremos saber es dónde está permitido volar, dónde no está permitido volar”.

Las multas iniciarán para aquellos aparatos que rebasen los dos kilogramos de peso, se espera que más adelante no sea limitante el peso y se infraccione a todos por igual.

Los papeles requeridos para obtener la licencia son un curso de vuelo en una escuela certificada, ser mexicano de nacimiento, tener más de 18 años, contar con cartilla de servicio militar, haber terminado la prepa y contar con un buen estado de salud.