La indecisión moreliana

La opinión de Ariel Mendoza ✍🏻

0
3165

Pocos son los días que faltan para que los y las ciudadanas emitan su voto en México, Michoacán y en Morelia. En donde por cierto; hemos observado campañas de “chile, mole y pozole”. Candidatos que pensábamos que nunca traicionarían su ideología,  algunos que son totalmente desconocidos y otros que creíamos no volverían a figurar en la escena electoral. Sin embargo, como dicen algunos expertos en la materia: “en la política no hay cadáveres”, y los que pensábamos desaparecidos han resurgido como el Ave Fénix.

En la contienda por la Presidencia Municipal de la capital michoacana la cosa se cuece aparte, y es que aún no hay nada para nadie, todos los candidatos a excepción del de Nueva Alianza son serios contendientes a tomar las riendas del Ayuntamiento moreliano. Algunos, claro está, con mayor posibilidad que otros; pues ya sean las estructuras partidistas, el voto de castigo o las buenas propuestas lo que los posiciona como serios contendientes a llevarse la victoria en los comicios venideros.

Ahora que estamos entrados en temas futbolísticos tenemos que mencionar que el PVEM había sido hasta ahora la filial del PRI. Sin embargo, para la disputa por la alcaldía moreliana se ha desmarcado por completo de las siglas tricolores y es que hay que recordar aquel reñido enfrentamiento entre Constantino Ortiz y Daniela de los Santos, donde el árbitro favoreció a ésta última al interior del Revolucionario Institucional, sin embargo, Ortiz García no se quedó cruzado de brazos y comenzó a construir su candidatura al interior del Partido Verde; donde al parecer el electorado ha respondido de buena manera a pesar de que la mayoría de su planilla son los mismos priístas, solo que disfrazados de tucanes, algo así como lobos vestidos de corderos.

Otro de los ex priístas resucitados es Fausto Vallejo Figueroa; un viejo conocido de los morelianos y quién ha sabido formar una nueva estructura dentro del Partido Encuentro Social, donde no solo ha aglutinado a ex priístas; sino que ha sabido reconocer el trabajo de miembros egresados de otros institutos políticos, ciudadanos sin partido, jóvenes organizados y gente convencida de su proyecto. Dicen los morelianos algo así como “más vale malo por conocido que bueno por conocer”. Pero debemos esperar hasta el primero de julio a ver como pinta la cosa para el ex gobernador del estado, pues operar sin la estructura tricolor puede pasarle factura a la mera hora.

Como ya todos conocemos en el estado de Michoacán a nivel local la coalición “Juntos Haremos Historia” se rompió; creando una confusión entre los ciudadanos morelianos. Sin embargo, en la alianza Morena-PT, Raúl Morón Orozco ha venido de menos a más, pues hay que recordar que tres años antes la contienda no pintó nada bien para él, pero, parece ser que hoy las cosas son diferentes, pues su planilla es de las más plurales ya que está integrada por líderes sociales, ciudadanos y deportistas; lo que sin duda le ha ayudado a posicionarse dentro del electorado moreliano. Habrá que esperar para ver si la izquierda puede gobernar una de las ciudades más conservadoras del estado de Michoacán.

Uno de los rivales a vencer, es sin duda, Alfonso Martínez Alcázar; el cuál se ha encargado de desgastar de sobremanera la marca de “candidato sin partido”, pues conocemos que es todo menos independiente, sin embargo las encuestas lo posicionan en buenos lugares cuando de preferencias electorales se trata, pero cabe resaltar que existe una oposición muy marcada hacía él, pues ha dejado muchas dudas dentro de su administración, lo que lo puede llevar al colapso mediante el famoso voto de castigo.

Daniela de los Santos, la que nunca ha perdido una elección, podría tener problemas en esta ocasión; pues el voto tan dividido de las bases priístas podría jugarle una mala pasada, y es que todo pinta para que se dé esa situación, ya que tiene como contrincante a su “sensei” Fausto Vallejo Figueroa y  al “rebelde” Constantino Ortiz, lo que sin duda podría dividir el voto entre los tricolores. Sin embargo ha ido por todas, teniendo mucha presencia en diversas colonias de la ciudad, agrupando en su campaña a gente muy experimentada y conocida, así como una imagen pulcra y llamativa en su propaganda.

Por otra parte, Carlos Quintana candidato del frente comenzó bien su campaña, pero se ha venido desgastando a lo largo del proceso electoral; ha carecido de presencia en la ciudad y su imagen ha sido mal manejada, pues en lo personal, me dan bastante miedo esos espectaculares llenos de policías y esa imagen tan sombría, sin embargo como ya lo mencioné en anteriores publicaciones, en esta elección todo puede pasar; aunque últimamente parece que es una constante en los candidatos del PAN, los cuales comienzan con todo y acaban desinflados.

Así pues, las cosas en la capital michoacana no están del todo decididas por parte del electorado; pues la oferta política es muy basta y las propuestas son demasiadas, la mayoría enfocadas en el combate a la inseguridad, al desempleo y a la corrupción. Pero Morelia necesitará más que eso, ya que al observar el resto de capitales del país pareciera que la “la ciudad de la cantera rosa” ha quedado atrapada en los años noventa, con unas vialidades para llorar, servicios públicos deplorables y unas calles que son unos verdaderos campos minados, esto es lo que los candidatos tendrían que buscar atacar, pues es la raíz de los problemas ciudadanos.