Los Médicos Internos de Pregrado (MIP) tendrán la opción de asistir o no a los hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) donde estén liberando su servicio social e internado, sin embargo los médicos pasantes de servicio social y enfermeras pasantes de servicio continuarán laborando, además de pasantes de otras áreas de la salud.

Esto luego de que el sistema de salud pública y el Gobierno de Michoacán no son capaces de brindarles la indumentaria necesaria para atender a los pacientes confirmados y sospechosos de coronavirus COVID-19 y solo están arriesgando su salud en los hospitales.

Los jóvenes médicos internos no cuentan ni siquiera con cubrebocas o mascarillas, con guantes o algún traje especial para atender la contingencia que tiene proyectado su pico de contagios para el próximo mes de mayo.

Estos jóvenes no cuentan con matrícula en la UMSNH y tampoco un número de empleado en el IMSS por lo que son uno de los sectores más desprotegidos en caso de que les suceda algo mientras prestan su servicio en los hospitales, donde diariamente acuden cientos de personas con síntomas propios de COVID-19.

El acuerdo fue tomado entre los MIP de la UMSNH y las autoridades del IMSS por lo que de acuerdo a testimonios, luego de una reunión acordaron que su asistencia será voluntaria.

Sin embargo existe incertidumbre entre los pasantes, pues no cuentan con equipo para seguir haciendo su servico e internado pero tampoco se les garantiza que no habrá represalias sobre aquellos que prefieran dejar de asistir y poner su salud en riesgo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.