El papa Francisco anunció que ha instituido un fondo de emergencia para las áreas misioneras afectadas por la infección, en donde realizó su primera donación por la cantidad de 750 mil dólares.

Con dicha aportación planea apoyar a aquellas zonas en Asia, América Latina y África donde la escasez de medios combinados con el COVID-19 podría resultar en situaciones muy difíciles de gestionar.

El cardenal Luis Antonio Tagle, explicó que tan solo en África hay más de 74 mil hermanas religiosas y más de 46 mil sacerdotes, que administran 7 mil 274 hospitales y clínicas, 2 mil 346 hogares para ancianos y educan a más de 19 millones de niños en 45 mil 088 escuelas primarias, en donde muchas áreas rurales son los únicos proveedores de atención médica y educación.

Por ello, el papa invitó a los diferentes organismos de la Iglesia a contribuir a este fondo a través de las Obras Misionales Pontificias para que se ayude a estas zonas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.