La ciudad china de Wuhan, cuna de la pandemia del coronavirus, finiquita a partir de este miércoles casi 11 semanas de cuarentena, aunque los ánimos de sus residentes están divididos entre las ganas de marcharse y quienes temen que otras ciudades pongan trabas a su llegada.

“Las medidas de control y prevención de la epidemia siguen siendo una prioridad y la gente debe seguir alerta”, afirmó este martes el funcionario local Hu Shuguang a la cadena estatal CGTN.

Según Hu, Wuhan ha logrado salir del hoyo en el que se encontraba hace dos meses y la situación no deja de mejorar: desde el 18 de marzo, la ciudad sólo ha confirmado dos casos de coronavirus en dos días separados.

“Que no haya nuevos casos no significa que haya cero riesgos en Wuhan. Las tareas de prevención y control siguen siendo críticas”, acotó.

Y mientras algunos viajeros comienzan a preparar sus equipajes para salir, otros se lo han pensado dos veces y han decidido no viajar en este periodo.

El fin de la cuarentena en Wuhan se une así a otra buena nueva difundida hoy por la Comisión Nacional de Sanidad: el primer día que han informado de que no se han producido muertos ni en Wuhan ni en el resto del país por COVID-19.

Los contagiados “activos” continúan disminuyendo y suman mil 242 casos, de entre los cuales hay 211 en estado grave (181 de ellos, en Wuhan), mientras que las autoridades chinas siguen preocupadas por el continuo goteo de positivos detectado en viajeros chinos procedentes del extranjero y que hoy sumó 32 nuevos casos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.