En el transitar por esta etapa que ha instalado nuevamente la reconfiguración de una corriente progresista autentica que encabeza Andrés Manuel López Obrador, se abren las brechas para romper el paradigma de una supremacía que arrojó desilusiones y desigualdad social; en este clima, se palpita el ánimo por conquistar nuevos estados durante la renovación y el paso hacia la transición de más de 30 años ininterrumpidos de lucha social; en ella, triunfó la honestidad y llegó finalmente la esperanza que millones de mexicanos ansiábamos con agradecimiento profundo a través del esquema de la cuarta transformación.

Esa mezcla de efusión y alegría mostró la instalación de un nuevo ciclo a través de programa reformador de las políticas públicas; esto, permanentemente ha tenido un alcance sustancial en el posicionamiento y respaldo que posee el presidente. Frente a este escenario, todo ese esfuerzo, resistencia y tenacidad lo vinculó con la semejanza del senador Cristóbal Arias Solís que, está destinado a cuya presencia ofrezca esa vibra que pocos políticos de izquierda han alcanzado como una figura emblemática de nuestro estado de Michoacán.

Esos episodios únicos de una etapa que ha traído matices estrictos que se formaron por ese retrato que en ocasiones era intransitable por la política neoliberal, fueron banales; por ello, Cristóbal Arias Solís esta experimentando esa inercia que ha vuelto a rememorar la admiración que precisamente provocó la avalancha que abarrotaba el principal epicentro de Morelia. Con un marco distintivo de la Avenida Madero, y la sorprendente postal de nuestra catedral; ese desbordado fervor, devino del enorme liderazgo del rostro del ahora Senador. Otro aspecto, ha dejado observar que de igual forma, el legislador ha sido objeto de difamaciones y calumnias (Fake News) que pretenden únicamente permear y desvirtuar la posibilidad altísima que sujeta Cristóbal, no solo a abanderar a Morena, sino, para escribir con letras de oro el proceso de transición que la historia le tienen reservado desde 1992, con una evidente manipulación que pudo percatarse a partir las esferas altas del poder. En ello, estamos recolectando una narrativa de Pascal Beltrán que capturó la crónica de los hechos más peyorativos a través de “Michoacán ni un paso atrás”. (Más adelante lo realizaremos con más fundamento)

Sin embargo, en ese flanco de falacias, Cristóbal Arias Solís sigue ahí: tan sólido como aquella ocasión histórica de los años 90s (El ave Fénix). Partiendo de esa premisa, podemos trasladarnos a esa costumbre irracional de la derecha y, de personajes que no soportan la influencia decisiva que muestran las preferencias a través de todos los ejercicios de evaluación que coinciden que el Senador, mantiene una intención y el ánimo con miras al 2021. Entonces, podemos socavar la concepción errada e inefectiva de acarrear un proceso negativo que paradójicamente impacta con la suma de más adeptos que logran incidir en un margen abismal que posee el legislador de sus posibles contrincantes; asimismo, el punto de inflexión que pretenden sembrar, será solo un arranque de ansiedad de sus oponentes que al mostrar esa tensión por estar muy por debajo del tope exorbitante que alimenta hoy por hoy, esa dirección que va trazando con nitidez la etapa clave para que Cristobal Arias Solís, movilice la voluntad de las mayorías; lo está realizando con una corriente de opinión que ha dinamizado una realidad que pronunciamos factible.

Por ello, el 2021 se ha convertido en la favorable atmósfera de un futuro que muestra la posibilidad real de que Cristóbal Arias Solís, sea el candidato y, ante ese efecto indetenible se convierta en el próximo gobernador constitucional. Esto se impondrá inexorablemente porque las evidencias sociales muestran una fragilidad del PRD; esa ruptura no le alcanzará ni siquiera pactando y asegurando alianzas; esa tensión que irradia por el tema de las encuestas, se pueden observar, ya que nuevamente están dispuestos a negociar no solo con el PAN, sino ahora con el PRI. (Afrenta)

Cristobal Arias tiene una cita con la historia; habrá una justicia de aquel 1992, por la deuda

Emulando las palabras de Arturo Herrera Cornejo, al senador lo respalda la historia, pero de igual forma, el hilo conductor que permite acercarnos al relevante papel que juega en estos momentos el legislador en la cámara alta de morena por Michoacán. Es imprescindible no poner en marcha esta concepción, ya que la solides estricta qué se ha gestado en el territorio nos da argumentos de sobra para ir descifrando que la cronología que registró esa remembranza impresionante, está resurgiendo: con una fuerza que a aglutinando a diversos sectores y militantes que se concentran bajo el flujo de ese fervor de 1989 en Michoacán y que incesantemente coreaban el cariño que ha arraigado por décadas Cristóbal Arias Solís, el oriundo de Churumuco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.