“Por diversión” unos adolescentes le prendieron fuego a un vendedor de globos, quien sufrió quemaduras de segundo grado.

Oliver Rosales, de 29 años, se sentó un momento a descansar sin sospechar que un grupo de adolescentes le prenderían fuego a los globos que vende. Este incidente tuvo lugar frente al ayuntamiento de Manila, en Filipinas.

Al estar llenos de hidrógeno los globos explotaron y desencadenaron una llamarada que envolvió a Oliver, quien sufrió quemaduras de segundo grado y se encuentra delicado de salud.

El incidente fue captado por una cámara de seguridad:

Celso Esteban, presidente del ayuntamiento, señaló que la película de plástico con la que están hechos estos globos se derritió alrededor de los brazos y la cabeza del vendedor, lo que le provocó heridas graves. Aunque las cicatrices lo acompañarán toda la vida, Oliver se siente optimista, pues dice, “todavía puedo trabajar”.

Fueron siete los involucrados en el incendio, de los cuales cinco son menores de edad y dos tienen más de 18 años; quienes tras ser identificados por la policía aseguraron que ellos sólo intentaban hacer una broma.

A pesar de la agresión, Rosales perdonó a los adolescentes y reveló que todos los gastos médicos están siendo pagados por los padres de estos:

“No saben nada, son pequeños y los perdono porque sé que cuando sean mayores se darán cuenta de lo insensatos que fueron”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.