Al menos medio centenar de fans, sobre todo del interior de la República y extranjeros, enfrentaron esta noche la cara de la delincuencia a la salida del partido entre los Jefes de Kansas y Los Cargadores de Los Ángeles en el Estadio Azteca.

Los afectados fueron atracados en el puente que comunica el Estadio Azteca con el paradero de Calzada de Tlalpan y los robos fueron principalmente de teléfonos celulares y carteras, pese al operativo de más de tres mil policías.

Al parecer fueron varias bandas de asaltantes, sobre todo jóvenes y mujeres que se confundían entre los aficionados con empujones y caminando en sentido contrario para robarlos.

Adrián Valdez, visitante de Tijuana, Baja California, y quien asistió al juego, fue una de la víctimas de robo de su teléfono celular, y a pesar de que identificó al responsable y lo denunció ante varios policías.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.