Un hombre de Tucson, Arizona, en Estados Unidos vertió agua hirviendo sobre la garganta de su hijo de 6 años justificando que el pequeño estaba poseído por un demonio y buscaba exorcizarlo.

De acuerdo a medios locales, Pablo Martínez de 31 años es acusado de matar al niño con “malicia y premeditación” luego de que sostuvo al niño debajo de un grifo de agua hirviendo por entre 5 y 10 minutos.

Según reportes policiacos los agentes del departamento de Policía de Pascua Yaqui acudieron a un llamado de emergencia en una casa de una reserva indígena de Arizona donde el niño estaba sin respirar en una cama.

Fotografía 📸: Especial

Las quemaduras afectaron más del 15 por ciento del cuerpo del menor de 6 años. El padre aseguró que la semana pasada se dio cuenta de que el niño “tenía un demonio dentro de él”.

Fue mientras bañaba al niño el jueves pasado cuando “vio algo malo” dentro del menor y decidió “echar al demonio” colocándolo debajo del chorro de agua ardiente.

Por su parte, Romelia Martínez, madre del niño fallecido dijo que al escuchar el gorgoteo acudió al baño, pero no pudo entrar debido a que la puerta estaba cerrada y fue entonces que hizo la llamada al 911.

Fotografía 📸: Especial

Ya que logró entrar al baño encontró a Pablo vertiendo agua fría sobre su pequeño hijo para reanimarlo, pero una vez trasladado al hospital, debido a la intensidad de las heridas, fue declarado muerto.

El menor presentó heridas en el 15 por ciento de su cuerpo, incluyendo antebrazos, codos y cabeza.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.