Fuente: Proceso

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo (CDHNL) presentó detalles del video que se dio a conocer el martes 10 sobre el montaje de un enfrentamiento presuntamente ocurrido el jueves 5, con saldo de ocho muertos, realizado por la Policía Estatal con la complacencia de integrantes del Ejército mexicano.

De acuerdo con los elementos mostrados por el CDHNL, no se trató de un enfrentamiento, sino de una ejecución.

En el video de 2 minutos y medio de duración, señala que durante seis horas policías estatales de Tamaulipas manipularon evidencias, sembraron armas y pusieron vestimenta y aditamentos tácticos a las ocho víctimas.

Las imágenes detallan la presencia, durante esas seis horas, de agentes del Centro de Análisis, Información y Estudios de Tamaulipas (CAIET) en el domicilio marcado con el número 902 de la Avenida 7 de la colonia Valles de Anáhuac, donde se habría llevado a cabo la ejecución de las ocho personas.

Tras detallar que los cuerpos de las ocho víctimas “estaban acomodados dentro de la casa y en el patio”, mencionó que a partir del acercamiento de las imágenes obtenidas puede observarse que “ninguna traía un arma entre sus manos, no había cartuchos percutidos a su alrededor y tampoco impactos de bala en las paredes a su alrededor”.

Al resaltar que los ocho muertos portaban ropa tipo militar, agregó que una de las víctimas “traía puestas las botas tácticas al revés”, en tanto que las rodilleras que suelen usarse en equipos tácticos “estaban mal puestas y de costado, no en las rodillas”.

Entre las observaciones que hizo la organización sobre la vestimenta de las personas abatidas, advirtió que los uniformes son de tallas mayores a los que corresponderían a los cuerpos de las víctimas, además de “quedar en posiciones anormales para un enfrentamiento, y todos presentaban en la cabeza el llamado tiro de gracia”.

La organización no gubernamental también hizo una descripción detallada de la camioneta Tundra negra que fue arrastrada por una grúa de la Dirección de Tránsito Municipal, desde la esquina de las calles Francisco Madero y Carlos Osuna hasta la colonia Valles de Anáhuac. La unidad, subrayó, tenía un blindaje artesanal, así como bisagras y cerrojos.

Sobre la manipulación del vehículo que hicieron agentes de la Policía Estatal y del CAIET, destacó que en diversas fotografías mostradas a la prensa se observa con el blindaje artesanal expuesto, con una torreta incluso, lo que –subrayó– hablaría de que “la unidad fue manipulada en varias ocasiones”.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.