El pasado 4 de septiembre, Muanda y Cumba, una pareja de migrantes africanos que vive temporalmente en el estado de Chiapas, se convirtieron en padres con una peculiaridad: decidieron llamar a su hijo Manuel López Obrador.

El bebé nació en el Hospital Regional de Tapachula, Chiapas. Sus padres son originarios de la República del Congo y forman parte del campamento de migrantes africanos instalado afuera de la estación migratoria Siglo XXI, en la ciudad de Tapachula.

Los migrantes de dicho campamento, que lleva más de 20 días, exigen la entrega de sus documentos de salida para poder dejar la estación migratoria y continuar su camino por nuestro país.

Aunque el registro no se ha hecho oficial, Muanda y Cumba aseguran que desde el día su nacimiento llaman al menor así.

La madre, Cumba, espera que el Instituto Nacional de Migración (INM) atienda pronto su petición de entregarles los oficios de salida para abandonar el campamento y ofrecer mejores condiciones de vida a su hijo.

Ambos tienen la esperanza de que al tener un hijo mexicano las autoridades migratorias les den un mejor trato y agilicen los papeles que ellos soliciten.

En su conferencia matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado sobre la existencia del bebé y la decisión de sus padres, a lo que se mostró hornado y aceptó que desconocía el hecho.

“Para mí es un orgullo, eso es lo que le puedo decir a ella, no lo sabía y me da mucho orgullo; pero es su decisión (…) le mando un abrazo cariñosísimo porque los migrantes sufren mucho”, señaló.

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.