El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump se trató de lavar las manos diciendo que durante la administración de Barack Obama se registraron 32 tiroteos masivos, luego de que la opinión pública lo ha calificado como racista e incluso han culpado a su discurso de odio de esta masacre.

Esta reacción la hizo el jefe de la Casa Blanca a un día de las visitas de Trump a El Paso y Deyton, lugares donde tuvieron lugar las últimas masacres en Estados Unidos.

Además recordó que las elecciones presidenciales están a la vuelta de la esquina, situación que aprovechan sus opositores manteniendo una narrativa racista acerca de Trump.

“Pero yo soy la persona menos racista. ¡El desempleo entre negros, hispanos y asiáticos es el más bajo en la historia”.

Por otro lado, Barack Obama respondió a través de su cuenta de Twitter que ninguna otra nación en la tierra se acerca a la frecuencia de los tiroteos masivos que se viven en Estados Unidos, donde el promedio alcanza 1.8 por día.

Además reconoció que aplicar controles más severos sobre las armas no detendrán los asesinatos, pero al menos evitarán algunos, según ha demostrado la evidencia.

Además señaló que existe una marcada tendencia de individuos con problemas que abrazan ideologías racistas y asumen la necesidad de actuar de manera violenta para marcar la supremacía blanca en su país.

“Como los seguidores del Estado Islámico y otras organizaciones terroristas internacionales, pueden actuar solos, pero han sido radicalizados por los sitios de internet nacionalistas blancos que proliferan en la red”.

Y agregó que  se debe mandar un claro mensaje de que los valores de tolerancia y diversidad deben ser el sello distintivo de la democracia y rechazar que los líderes estadounidenses alimenten el clima de temor y odio o la normalización de los sentimientos racistas.

Asimismo condenó el lenguaje de los líderes que sugieren que otras personas, incluyendo a los migrantes, amenazan el modo de vida estadounidense o que los estadounidenses pertenecen a un tipo específico de gente.

Será este miércoles 10 de agosto que Trump visite Dayton, Ohio, donde la madrugada del domingo fallecieron nueve personas víctimas de un tiroteo en un bar local.

Posteriormente el Presidente estadounidense visitará El Paso, Texas, donde fue el primer tiroteo en las instalaciones de un Walmart el viernes pasado, donde murieron 22 personas que hacían compras previo al regreso a clases; de las víctimas 13 son estadounidenses, siete mexicanos, un alemán y uno más sin determinar, de acuerdo al departamento de policía local.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.