Cuando se le quiere dar una respuesta a lo que le está sucediendo al equipo cementero, generalmente todos nos dirigimos de inmediato al ámbito político, económico, a corruptas transacciones, a la falta de trabajo canterano, a que no hay gente que este sintiendo los colores.

Es curioso pero muchas de esas estrategias ya se han tomado en cuenta y nada, las cosas marchan igual o peores, parece una caída estrepitosa hacia situaciones adversas que llenan a su gente de humillación y vergüenza en esta oncena, independientemente quien alinee.

Lo que nadie se ha detenido a analizar y por el contrario, cuando alguna vez se comentó (Javier “Chuletita” Orozco), se guardó con celo y como un top secret de estado; el miedo. Aquí un análisis sencillo y humilde de lo que pudiera estar pasando.

En efecto, el miedo y el amor son las dos emociones básicos del ser humano y cabe mencionar que el miedo es filogenético (se pasa de generación en generación transformándose, como y para defensa del organismo ante el entorno cambiante). Se ha hecho mención que la reacción conductual del ser humano puede implicar 3 reacciones innatas, que son conductas reactivas, y un patrón evolutivamente adaptativo para la mayoría de animales (FFF) (Freezing), congelarse o quedarse quieto, (Fight) pelear o confrontar, y/o (Flight) Volar en las aves, que esta última reacción, seria para el ser humano como correr o evitar.

Pondré un ejemplo para esclarecer estas reacciones; Si un León que ha escapado del Zoológico nos encontrara a la vuelta de una esquina, la primera reacción, será quedarnos quietos ante el estupor y la sorpresa de ver a tan poderoso animal, la
siguiente reacción seria correr, a todo lo que nuestras piernas dieran, si el león nos alcanzará y nos tuviera arrinconados, no tendríamos otra opción ya, más que pelear. Y aunque es un miedo natural, ante un hecho peligroso, nos defenderíamos.

Cada Director Técnico, cada Director deportivo y cada jugador que llega a Cruz azul se ha visto impregnado de un chip que le hicieron favor de cargar sus ancestros y que si no se trabaja para eliminar esta conducta desadaptativa, se seguirá depositando en su descendencia, mas no lo hacen llegan y cuidan lo poco que tienen.

Cruz azul podrá traer Directores y jugadores de renombre pero su estela de miedo esta trabajando naturalmente, donde cada juego tristemente para ellos contiene minuto 80, que es donde se maximiza su temor. Y en esos minutos finales ya no luchan, se congelan o quieren salir volando, y recordemos que no hay pensamiento en el momento del miedo sino solo una reacción refleja.

Es decir si Cruz azul está ganando por marcador de 1 a 0, tratará de utilizar también el reflejo de Moro, que es aferrarse con toda su fuerza a lo que tiene y no llegar a una posible caída, llamada empate o derrota, y que generalmente es lo que le termina sucediendo.

Cruz azul confunde el miedo con la ansiedad, Al peligro se le debe tener miedo, pero al verdadero peligro. Y la ansiedad sirve para poner en estado de alerta al organismo, para saber si debe confrontar o evitar Cruz azul juega con miedo, se congela o vuela (huye) en momentos importantes, pero no pelea!